Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


A pesar de la escasez de radares de alerta y vigilancia, primeros resultados de la ley de Control, Vigilancia y Defensa del Espacio Aéreo del Perú

De acuerdo a información extraoficial, la Ley de Control, Vigilancia y Defensa del Espacio Aéreo estaría causando, a pesar de los escases de medios con que cuenta la Fuerza Aérea del Perú, un importante efecto disuasorio, habiendo logrado que los vuelos de aeronaves dedicadas al tráfico ilícito de drogas se reduzcan entre un   30 y un 40 por ciento y que los narcotraficantes estén comenzando a alterar su “modus operandi”.

Sin embargo, la Fuerza Aérea, requiere urgentemente concretar la adquisición inicial de al menos 6 radares de alerta y vigilancia temprana de última generación que permitan remplazar material obsoleto y brinden una adecuada cobertura radárica a nivel nacional, modernizar el Puesto de Comando y Control (suministrado por Indra en 2002) y adquirir un Avión de Mando, Control, Comunicaciones e Inteligencia (C4I). Además, deberá definir un remplazo para los A-37B/OA-37B Dragonfly cuyo mantenimiento, debido principalmente a la obsolescencia de su célula y motores aunado a lo escaso de los repuestos y partes, se vuelve cada día más difícil y costoso.

La Ley de Control, Vigilancia y Defensa del Espacio Aéreo Nacional (Decreto Ley Nº 30339) fue aprobada por el Congreso de la República el 24 de agosto de 2015. Su reglamento fue aprobado por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) el 4 de enero de 2016 e incluido en la RAP 91 (Reglas de Vuelo y Operación General) - que determino los procedimientos de interceptación, identificación, persuasión y neutralización – y el 2 de abril se estableció la Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ).

Actualmente, la Fuerza Aérea tiene desplegados en Puerto Maldonado (Madre de Dios) un radar Northrop-Grumman AN/TPS-70 (alcance de 450 km. e índice de detección de 53%) y 4 Cessna A-37B/OA-37B Dragonfly del Grupo Aéreo Nº 7, que son apoyados ocasionalmente por Helicópteros de Combate Mi-25D Hind D y Mi-35P Hind F del Grupo Aéreo Nº 2, y los Fairchild-Seawering C-26B Metro III de la Dirección de Vigilancia y Reconocimiento Aéreo (DIVRA). Estas operaciones, es importante mencionarlo, están permitiendo a la Fuerza Aérea entrenar a sus tripulaciones aéreas y operadores de radar, optimizar su logística y mejorar sus tácticas y procedimientos, así como la obtención y procesamiento de inteligencia. (Alejo Marchessini, corresponsal de Grupo Edefa en Lima)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.