Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Perú llega al espacio: Lanzado con éxito el PerúSAT-1

Hoy, 16 de septiembre, el Perú marca un hito histórico y un gran punto de inflexión en su carrera espacial: la puesta en órbita de su primer satélite de observación de la tierra.  El lema de la Fuerza Aérea del Perú, “Arriba, siempre arriba”, las últimas palabras pronunciadas por el ilustre aviador Jorge Chávez, que tan gloriosas páginas escribiera para la historia aeronáutica, concluía en un “Hasta las estrellas”. Hoy se diría que ese lema se ha hecho realidad en la Base Espacial de Kourou, en la Guayana Francesa, desde donde el Perú-SAT-1 ha sido exitosamente lanzado por Arianespace. Perú, por fin, ya está en órbita.

A bordo del lanzador Vega, la intensa expectación vivida en las horas previas por el equipo de la peruana Comisión Nacional de Desarrollo Aeroespacial (CONIDA) aquí desplazado, al frente de su máximo responsable, el General Carlos E. Rodríguez, y por el personal de Airbus Defence and Space, responsables del sistema en estrecha colaboración con CONIDA, ha sido una corriente contagiosa que estallaba para todos los aquí presentes en ese momento único en el que, tras la preceptiva cuenta atrás, el lanzador abandonaba el suelo en medio de un grandioso estruendo a las 22:43h, hora local de Guayana. Una hora cuarenta y tres minutos después, manteniéndose la tensión todo ese tiempo en que en las pantallas del Centro de Control Júpiter de la base espacial se seguía la trayectoria del lanzador, concluía finalmente con éxito la misión de lanzamiento en el momento exacto en que soltaba al PerúSAT-1 tras llevarlo satisfactoriamente a su órbita. Misión cumplida.

Se respira alegría, el gratificante poder de satisfacción de la misión cumplida por parte de todos los implicados y el reto de sacar adelante, como bien nos recalcan los responsables de la Agencia Espacial del Perú,  las máximas posibilidades que para el beneficio del país significará el contar con la soberanía espacial que brindará el Perú-SAT-1 y que van a marcar un antes y un después en numerosos campos, desde la seguridad, a lo medioambiental y lo económico.

La tensión se compartía al otro lado del continente, en Pucusana, al sur de Lima, en el CNOIS (Centro Nacional de Operaciones de Imágenes Satelitales), donde se ha seguido en directo el lanzamiento y revisado tras éste el despliegue del panel solar, su apuntamiento hacia el sol y la transferencia del satélite a su órbita operacional. A finales de año, después de comprobar el buen funcionamiento de todo el sistema, se llevará a cabo la puesta en marcha y la entrega al Perú del sistema satelital por parte de Airbus DS. Desde ese momento, los ingenieros peruanos, formados en Toulouse, operarán y mantendrán de manera autónoma, por fin, todos los sistemas de PerúSAT-1.

Un Sistema Satelital Nacional

Una de las claves del proceso en la visión espacial del Perú ha sido la clara voluntad de trascender la mera posesión de un satélite y querer contar con un Sistema Satelital Nacional. Y eso es lo que hoy se tiene. En la apuesta del Perú por Airbus Defence and Space como proveedor y socio pesó fundamentalmente la firma de un acuerdo con tres pilares: el desarrollo de un satélite, la transferencia tecnológica y el lanzamiento con un cohete lanzador de Arianespace, el Vega. Súmese el que hablamos de un acuerdo Gobierno a Gobierno, con las ventajas inherentes en el aporte al Perú en este sentido de la larga trayectoria, medios y experiencia francesa en el ámbito espacial.

En torno a esta red de cooperación, apoyo y soporte se ha tejido la relación entre la Agencia Espacial del Perú y Airbus DS. Ésta ha satisfecho todos los requerimientos de la primera, con la máxima de respaldar al país en su deseo de autonomía en el ámbito espacial y proveyendo en ese camino, más allá del satélite hoy lanzado y en el área del conocimiento  la formación de técnicos peruanos en Francia, la construcción de un centro satelital, el referido CNOIS (Centro Nacional de Operaciones de Imágenes Satelitales) construido por Airbus Defence and Space, en paralelo al desarrollo del PerúSAT-1 y que está llamado a ser una referencia internacional en la región. Alberga un segmento terrestre completo, formado por el segmento de control, estación Bi Banda y un segmento de procesamiento de imágenes de la constelación de satélites de Airbus DS.

Este último punto es una de las bazas en la apuesta por Airbus como caballo ganador. Para la observación de la tierra existen dos opciones de satélite, los de observación que recurren a cámaras ópticas y que, por tanto, tienen limitada su capacidad de noche y en caso de nubosidad, y los que emplean el radar en su toma de imágenes, ventajosos por no presentar esta limitación, con mayor capacidad en ese sentido, pero no adecuados para según qué tipo de misión de vigilancia se persiga y económicamente mucho costosos. En ese marco, el contrato por el PerúSAT-1 suscrito entre Airbus DS y la CONIDA contempla el acceso de Perú a la constelación de satélites de Airbus (Pleiades1A&1B, Spot 6&7, TerraSAR-X y Tandem-X), de manera que el país tiene acceso y complementa con imágenes de estos sistemas las obtenidas por su propio satélite submétrico. Se cierra así un círculo que pone en manos de la Agencia Espacial del Perú una capacidad espacial puntera en América Latina y que, nos insisten desde CONIDA, es el primer paso de una apuesta que  persigue grandes objetivos. Entre ellos la continuidad en el desarrollo de nanosatélites, que desde hace años se acomete con importantes resultados, los enmarcados como miembro de la Organización de Cooperación Espacial Asia-Pacífico (APSCO) y los que se acometen en el área de cohetes.

A futuro, no muy lejano, la Agencia Espacial, en coordinación con el Ministerio de Transporte y Comunicaciones, abordará, según nos cuenta en Kourou el jefe de la CONIDA,  General Rodríguez, la incorporación de un satélite de comunicaciones.  Un proyecto se espera vea la luz en el plazo de unos 5 años.

Economía, seguridad y medio ambiente

Cuatro son los objetivos fundamentales en que redundará la obtención de imágenes a través del  satélite hoy lanzado: agricultura, protección de la amazonia, cartografía y defensa y seguridad. El satélite contribuirá por tanto a un beneficio económico más amplio, desde el momento en que permite al país tener un control propio de sus cosechas y recursos y la previsión de los mismos, manejando esa información adecuadamente en los mercados.

Súmese los beneficios en términos medioambientales de contar con tal herramienta para luchar contra la tala, la minería y la pesca ilegales, y los no menos importantes en términos de vidas humanas, al apoyar las actuaciones en caso de catástrofes naturales, desde su prevención, en base al análisis de las imágenes actuales, como a la gestión de la ayuda cuando éstas se producen. En lo que respecta a la defensa y la seguridad, hablamos de un país de 1.285.000 kilómetros cuadrados, zona marítima aparte, un territorio amplio e irregular, que encierra en sus fronteras 25 de los 28 climas del mundo y 84 de los 104 ecosistemas existentes. Esta megadiversidad, que requiere de una ingente misión de protección, se encierra en un área geográfica compleja, de difícil control fronterizo,  amenazada por el contrabando ilícito y el narcotráfico, además de la abierta lucha contra Sendero Luminosos en el complejo entorno natural en que tiene su asiento el VRAEM, foco del conflicto.

La información obtenida a través del PerúSAT-1 redundará, en suma, en el desarrollo y toma de mejores decisiones para el país, una facultad que se ha vinculado al incremento en 0,4 puntos del PIB. En un periodo de entre 2 y 4 años el Perú estima habrá amortizado lo directamente invertido en la adquisición de su puntero satélite, ese mismo que, incluso, les permitiría ahora vender imágenes a terceros.

Se abre, en suma, una etapa de grandes expectativas, concluye una fase y arranca otra, tanto o más ambiciosa que la que trajo hasta aquí hoy al Perú marcando en el calendario de la historia este 16 de septiembre de 2016. (Eva Cervera, enviada especial a Kourou)

Fotos:

Momento del despegue del lanzador Vega  desde la Base Espacial de Kourou portando el satélite PerúSAT-1 (defensa.com)

El Ministro de Defensa del Perú sigue desde Pucusana lanzamimiento del PerúSAT-1

Seguimiento del lanzamiento del PerúSAT-1 desde el Centro Nacional de Operaciones de Imágenes Satelitales de Perú en Pucusana (defensa.com)

Los miembros de CONIDA celebran en la Base Espacial de Kourou el éxito de la puesta en órbita del PerúSAT-1. En el centro el General Carlos E.Rodríguez, Jefe Institucional de CONIDA, a la derecha Julio E.Rodriguez, secretario general de CONIDA, y a la izquierda el director técnico de Desarrollo de Tecnología Espacial, Miguel Angel Vidal. (defensa.com)

El general Rodríguez se dirije desde el Centro de Control Júpiter en la base espacial de Kouru a los presentes tras el exitoso lanzamiento (defensa.com)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.