Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La precaria situación del Regimiento de Caballería por falta de presupuestos

Varias dependencias del Regimiento de Caballería Nº 4, ubicado en el Barrio Loma Pytá de la Capital de la República del Paraguay, literalmente se caen a pedazos. La absoluta precariedad en la que se encuentran sus instalaciones se evidencia principalmente en los dormitorios del personal, la cocina, así como los sanitarios. Las quejas de los oficiales y suboficiales son constante, habida cuenta de que las refacciones nunca llegan y consideran hasta inhumano vivir en esas condiciones. Sin embargo, no encuentran respuestas, según denunciaron algunos uniformados que pidieron el anonimato por temor a represalias.

La falta de agua caliente y calefacción durante el invierno, el deterioro del material con el que trabajan o el hecho de tener que pagarse la comida y llevar sus propios colchones o insumos (como papel higiénico) son las principales quejas de los uniformados. El cuartel o Escuela de Caballería, en el año 2016 destinó más de 100.000 dólares en el presupuesto. Sin embargo, nunca se realizaron las refacciones requeridas. Según las denuncias, la mayor parte de ese monto va para cupos de combustibles o pago de salarios para los altos mandos.

Según datos oficiales, solo el 10% del presupuesto del Ministerio de Defensa va destinado a los gastos de infraestructura de los cuarteles. El resto, a pago de salarios. Según la denuncia de los militares, el comandante del RC4, Cnel. Ricardo La Piedad Alcaraz Galeano, exige a sus subordinados comprar los insumos necesarios.

En caso de que no lo hicieran son llevados castigados hasta la guardia, donde deben pasar todo un fin de semana en la más absoluta precariedad. En el RC4 prestan servicio 110 suboficiales, 70 oficiales, 56 cadetes y 35 soldados. Además, se encuentran los comisionados que realizan cursos de ascenso, entre ellos 6 oficiales y 33 suboficiales.

La denuncia que recabó UH de algunos uniformados también incluye el pago mensual de G. 150 mil cada uno para la compra de sus desayunos y almuerzos. "Si uno no paga se le arresta, porque es obligatorio según el comandante, y el desayuno es pésimo y almuerzo también. Se debe poner fin a esto", expresó un uniformado. Por su parte, el comandante del RC4, el coronel Ricardo Alcaraz Galeano, desmintió las denuncias y aseguró que las zonas donde hacen falta una remodelación son dependencias antiguas.

"No sé qué parte ha de ser, nosotros tenemos dependencias antiguas, no sé si de ahí habrán sacado las fotografías, pero tenemos dependencias nuevas como los baños que son utilizados por el personal. Hay zonas antiguas, hacia el sector de Acá Carayá que son viejas, tenemos personal del Regimiento, pero las zonas viejas están para ser remodeladas y las zonas que son utilizadas están en buenas condiciones", aseguró el comandante tras ser consultado.

Sobre el supuesto descuento que realizan a cada uniformado para su desayuno y almuerzo, sostuvo que se trata de "pequeños aportes" que se realizan todos los cuarteles. "Es el aporte que hacen, no es un descuento compulsivo. Hay una comisión de casino que llamamos, se trata de la gente que aporta como una pequeña cantina. Yo aporto G. 50 mil para que puedan desayunar dentro del cuartel dentro de un mes, es el servicio de casino que se hace en casi todos los cuarteles, no hay cuarteles que se licite alimentación", expresó.

El pasado 21 de abril, Día de la Caballería, se llevó a cabo un desfile militar en el recinto del RC4, al cual asistió el presidente de la República. Sin embargo, no salió del todo bien ya que muchos tanques Stuart no contaban con combustible ni batería, según las denuncias de uniformados. El comandante del RC4, sobre el punto, sostuvo que casi todos los tanques están en condiciones y que algunos llevan su tiempo de reparación porque la adquisición de sus repuestos lleva tiempo. (Tomás Velázquez, corresponsal de Grupo Edefa en Paraguay)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.