Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Reino Unido encarga dos “pseudosatélites” Zephyr a Airbus Defence and Space

El Ministerio de Defensa británico ha encargado a Airbus Defence and Space dos “pseudosatélites” Zephyr por un importe de 10,6 millones de libras. Se trata de dos vehículos aéreos no tripulados que actúan a una gran altitud y durante un elevado período de tiempo, a media altura entre los UAVs y los satélites, de ahí su denominación HAPS por Pseudosatélites de Gran Altitud.

El Secretario de Estado de Defensa británico, Michael Fallon ha enviado a los medios de comunicación una carta en la que anuncia la adquisición por parte del Ministerio de Defensa británico de estos dos sistemas para proporcionar a sus Fuerzas Armadas información fiable de grandes áreas geográficas del campo de batalla. Los dos Zephyr serán construidos en Farnborough,Reino Unido, y satisfarán una necesidad recogida en la última Revisión Estratégica de Defensa y Seguridad británica (SDSR 2105). Según el contrato, un Demostrador Operacional de Concepto (OCD por sus siglas en inglés) deberá estar listo para pruebas en 2017. La última versión del Zephyr será capaz de volar a 70.000 pies durante períodos de tiempo de hasta 45 días, portando una carga de sistemas de hasta 5 kg. Con varias de estas aeronaves se puede obtener una capacidad prácticamente constante de vigilancia sobre el área de interés.

Reino Unido viene considerando este tipo de capacidades desde el año 2000. De hecho en agosto de 2014 el Zephyr 7 voló durante más de once días sin interrupciones en un vuelo de pruebas realizado por encargo del Ministerio de Defensa británico en colaboración con la Dirección de Aviación Militar británica, la Dirección de Homologación de Aeronavegabilidad británica y la sección de sistemas UAS de la entidad Apoyo y Equipamiento de Defensa (Defence Equipment and Support o DE&S). Ese vuelo se utilizó para afinar el diseño del Zephyr 8, la siguiente generación de HAPS de Airbus Defence and Space. En septiembre de 2014 se realizaron pruebas en Dubai durante las que se alcanzó una altitud de 18.804 metros.

Se alimenta exclusivamente de energía solar recargando de día las baterías que son empleadas de noche. Vuela a muy elevada altitud, por encima de los fenómenos meteorológicos y del tráfico aéreo convencional. Es capaz de permanecer centrado en un área específica de interés (que puede tener una amplitud de cientos de miles de kilómetros), al tiempo que le proporcionan servicios de comunicaciones e ISR (inteligencia, vigilancia, reconocimiento) similares a los de un satélite, a lo largo de extensos períodos de tiempo, sin interrupción. (Texto: José Mª Navarro García)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.