Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Pentágono muestra la viabilidad de los enjambres de mini UAVs

El pasado 9 de enero tuvo lugar en el campo de pruebas de China Lake, California, una impresionante demostración a cargo del Departamento de Defensa estadounidense, la Oficina de Capacidades Estratégicas (SCO) y el Mando de Sistemas Aeronavales (NAVAIR) sobre el empleo en operaciones militares de los enjambres de mini UAVs. En la demostración tres aviones de combate F/A-18 Super Hornets dotados con contenedores de contramedidas modificados lanzaron en vuelo un enjambre de 103 mini UAVs que demostraron su capacidad de desplazarse organizadamente hacia las zonas asignadas para cumplir las misiones de vigilancia y reconocimiento que se les habían encomendado.

Según ha confirmado el Pentágono, la prueba demostró la capacidad del enjambre para desarrollar comportamientos avanzados como la toma de decisiones colectivas, el vuelo en formación adaptativo y la “auto-sanación” referida a la capacidad para reorganizarse en función de los elementos disponibles.

El ejercicio fue grabado por un equipo de la cadena televisiva CBS para el programa “60 Minutos” y el propio Secretario de Defensa Ashton Carter, responsable de la creación de la SCO en 2012 felicitó a la secretaría por esta demostración exitosa destacando que “este es el tipo de tecnologías innovadoras que mantendrá la ventaja sobre nuestros adversarios

Esta iniciativa se enmarca en el desarrollo de capacidades aéreas que pueden ser realizadas por un gran número de pequeños y sencillos vehículos aéreos no tripulados en lugar de un sistema único de mayor tamaño. Presenta la ventaja de que el enjambre puede seguir funcionando cumpliendo su misión incluso si va perdiendo elementos porque además es capaz de organizarse por sí mismo.

Destacable además es que el enjambre fue lanzado en vuelo por aviones de combate que volaban a 0,6 Mach sin que los pequeños UAVs se deterioraran durante el lanzamiento e iniciando la misión rápidamente una vez que eran dispersados y permitiendo al avión alejarse de la zona de peligro.

Una característica llamativa es el comportamiento del enjambre ya que este se comporta como si se tratara de una inteligencia descentralizada en la que la toma de decisiones sobre rumbos se hace también descentralizadamente, permitiendo por tanto la realización de misiones aunque se pierdan unidades. Durante la misión, el operador decide la posición del objetivo y el enjambre se dirige automáticamente a él, sin que se tenga que actuar sobre cada elemento individual, como queda comprobado en el vídeo.

El programa Perdix comenzó como un desarrollo de los estudiantes del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y fue modificado posteriormente en 2013 para aplicaciones militares en el Laboratorio Lincoln del MIT. Se trata de un micro-UAV para vuelo a baja altitud capaz de realizar misiones de Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento (ISR) formando grupos de diverso tamaño y que pueda ser lanzado desde tierra, mar o aire. El diseño del UAV es muy sencillo y barato ya que emplea componentes comerciales y fabricación en impresoras 3D, además el software y el hardware están constantemente evolucionando, siendo la actual la sexta generación.

Hasta la fecha se han construido 670 de estos micro UAVS, pero la SCO está ya buscando socios industriales que le permitan fabricar el Perdix por miles y actualizar el sistema hacia una séptima generación. Su pequeño tamaño (apenas 30 cm de envergadura y 290 gramos de peso) permite que sean almacenados en contenedores como si fueran submuniciones y permanecer en estos almacenados en un modo de ahorro de energía hasta que son lanzados sobre su objetivo.

La primera prueba de lanzamiento aéreo tuvo lugar en septiembre de 2014 cuando un F-16 lanzó varios UAVs desde un contenedor en la base Edwards de la Fuerza Aérea. Posteriormente, en septiembre de 2015 se realizó otra prueba en Alaska en la que se lanzaron hasta 90 Perdix que realizaron misiones de vigilancia sobre tierra y sobre el mar formándose enjambres de 20 unidades.

El nombre elegido procede de la mitología griega en la que Perdix, sobrino de Dédalo era un ingenioso inventor de herramientas, pero su tío, celoso de sus habilidades, lo empujó desde lo alto del templo de Atenea. Sin embargo esta, protectora  del ingenio lo salvó convirtiéndole en un ave que tomó de él su nombre, la perdiz, que precisamente elige el suelo para anidar. (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·Captura del vídeo en el que se aprecia como los UAVs son lanzados (SCO)

·Uno de los Perdix en vuelo (SCO)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.