Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Pentágono deja en tierra los F-35 al detectar un fallo en un motor

EEUU ha decidido suspender todas las operaciones de sus cazas F-35 después de que fuera detectado una fisura en una de las paletas de la turbina de un F-35. El fallo se encontró en una inspección realizada en el centro de pruebas de la base de la Fuerza Aérea de Edwards (California). Así, ahora mismo se trabaja desde el Pentágono con Pratt & Whitney, fabricante del motor de los cazas, para conseguir un diagnóstico más claro sobre el problema que afecta al cazabombardero americano. Según hizo público el Pentágono en un comunicado, se ha tomado esta decisión “como medida de precaución, todas las operaciones del F-35 han sido suspendidas hasta que concluya la investigación”.

La duda estriba ahora en si fue solamente un defecto puntual de ese modelo o habría que investigar toda la flota de los F-35. Ahora mismo habría un total de 51 modelos afectados, de los que 34 están orientados al entrenamiento en Arizona y Florida, más otros 17 que son utilizados en pruebas. Por otra parte, el pasado 14 de febrero se habría detectado, de manera aún inexplicable, un caso de humo en cabina.

El “Joint Strike Fighter”, nombre con el que se conoce al programa de los F-35, es el programa de Defensa más caro de la historia, con un coste de 396.000 millones de euros para el Pentágono, lo que cifra el monto por unidad en  300 millones de dólares. El “Joint Strike Fighter” será quizás el último caza de combate tripulado, junto con el F/A-22 Raptor, fabricado en EEUU. Este último arrastra también una larga trayectoria de problemas, al punto de que los propios pilotos de la Fuerza Aérea de EEUU denunciaron el peligro a los mandos del F-22 Raptor por "dejar a los militares enfermos", ante los casos detectados de pérdida del conocimiento y  falta  de oxígeno durante las pruebas de vuelo. (Javier Martínez)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.