Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La OTAN en alerta por la inusual actividad de la Fuerza Aérea rusa sobre los cielos europeos

(defensa.com) La OTAN ha informado de una gran actividad de aviones de la Fuerza Aérea rusa sobre el espacio aéreo europeo durante el martes y miércoles de esta semana. La OTAN explicó que se produjeron cuatro incidentes en el Mar Báltico, Mar del Norte, Océano Atlántico y Mar Negro que implicaron quince aviones rusos y diferentes aeronaves europeas en misión de interceptación. Para hacernos una idea de la magnitud, en lo que va de año se han registrado cien intercepciones de este tipo, el triple de todas las que sucedieron en 2013. De ahí que la OTAN se refiriera a esta situación en términos de “significativa actividad” o “nivel inusual de actividad sobre el espacio aéreo europeo”.

En la mayoría de los casos no habrían informado de sus planes de vuelo a las autoridades aeronáuticas que vigilan los espacios aéreos europeos y, además,  al no disponer de transpondedores, como los aparatos civiles, no se puede monitorizar el movimiento de estos cazas.   Estas han sido las últimas intercepciones:

28 de octubre, Mar Báltico
A las 2:30 p.m. los radares de la OTAN detectaron y monitorizaron siete aviones de combate rusos en el espacio aéreo internacional sobre el Mar Báltico. Fueron identificados dos Mig-31 Foxhound, dos Su-30 Fullback, un Su-27 Flanker y dos Su-24 Fencer. Cuando volaban sobre el Golfo de Finlandia fueron interceptados por aviones de combate Typhoon alemanes que forman parte de la misión de la OTAN de policía aérea en el Báltico. Los aviones rusos permanecieron en el Báltico y fueron interceptadas consecutivamente por aviones de Dinamarca, Finlandia y Suecia, que no son miembros de la OTAN,y continuaron hasta Kaliningrado. Aunque disponían de plan de vuelo conocido por las autoridades civiles y usaban transpondedores no mantuvieron contacto por radio con las torres de control civiles.

29 de octubre, Mar del Norte y Océano Atlántico
A las 3:00 a.m., los radares de la OTAN detectaron y monitorizaron ocho aviones rusos que volaban en formación sobre el Mar del Norte. Se enviaron aviones F-16 noruegos en misión de scramble para interceptar e identificar los aviones. Se trataba de cuatro bombarderos estratégicos Tu-95 Bear H y cuatro aviones de reabastecimiento Il-78 Midas que partieron desde Rusia y cruzaron el Mar de Noruega dentro del espacio aéreo internacional. Seis de los aviones cambiaron el rumbo volviendo hacia Rusia pero dos de los bombarderos prosiguieron hacia el sudoeste hasta que fueron interceptados por aviones de combate Typhoon británicos. Continuaron por el Océano Atlántico hasta llegar al oeste de Portugal donde fueron interceptados por dos aviones F-16 portugueses para, posteriormente, cambiar de rumbo y volver hacia Rusia en dirección noreste, evitando el Reino Unido. Ninguno de los aviones disponía de plan de vuelo ni mantuvieron contacto por radio con ninguna autoridad civil de control aéreo ni llevaban encendidos los transpondedores. Los aviones permanecieron en el espacio aéreo internacional hasta las 4:00 p.m. CET.

29 de octubre, Mar Negro
Durante la tarde del 29 de octubre, los radares de la OTAN detectaron y monitorizaron cuatro aviones de combate rusos en el espacio aéreo internacional sobre el Mar Negro, concretamente 2 bombarderos estratégicos Tu-95 Bear H y dos cazas Su-27 Flanker. La Fuerza Aérea turca envió aviones de combate para interceptarlos, manteniéndose los aviones en el espacio aéreo internacional al menos hasta las 4:00 p.m. CET.

29 de octubre, Mar Báltico
También en la tarde del 29 de octubre los radares de la OTAN detectaron y monitorizaron un grupo de aviones de combate rusos que volaban en espacio aéreo internacional sobre el Mar Báltico. Se trataba de dos interceptores Mig-31 Foxhound, dos Su-34 Fullback, un Su-27 Flanker y dos Su-24 Fencer. Aviones de combate F-16 portugueses que forman parte de la misión de la OTAN de policía aérea en el Báltico interceptaron la formación y los aviones rusos regresaron hacia espacio aéreo ruso.

Este incremento de actividad se puede explicar por varios factores según los analistas. En primer lugar se trataría de una demostración de fuerza de Rusia frente a la OTAN y los países europeos a raíz de las críticas recibidas por su actuación en el este de Ucrania y tras la anexión de Crimea. En este sentido, Bruselas lamenta que Rusia reconozca las elecciones que han organizado los independentistas prorusos del este de Ucrania, dado que precisamente entre las condiciones del alto el fuego alcanzado del pasado 5 de septiembre se mencionaba explícitamente este aspecto. Además de los diplomáticos, en estos momentos convergen varios aspecto de índole económico, como las sanciones económicas aplicadas por la Unión Europea a Rusia y la negociación del pago de la deuda por el consumo de gas ruso por parte de Ucrania, conflicto en el que está mediando la Unión Europea. (J.N.G.)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.