Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La ONU da luz verde al nacimiento de un Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas

La Asamblea General de las Naciones Unidas ha llegado a un acuerdo para la creación de un Tratado sobre el Comercio de Armas. El proceso para llegar a un pacto de tal calibre se ha demorado a lo largo de la última década, y llega después de que el pasado jueves pasado Irán, Corea del Norte y Siria vetaran que el Tratado se aprobara por consenso. De esta manera, se aterrizó en la votación del día 2 de abril por la que se ha ratificado por mayoría el nuevo tratado con los votos a favor de 154 países, junto con 23 abstenciones y los mismos `no´ que paralizaron el avance de la resolución en la anterior ocasión.
El procedimiento por el que se llevará a cabo la firma del acuerdo por cada país tendrá lugar a partir del 3 de junio. Sin embargo, la firma de todos los integrantes puede prorrogarse en un par de años, por lo que la entrada en vigor tardará en llegar.
Entre los estados que han dado el `sí ´se encuentran los 27 miembros de la Unión Europea y el principal exportador de armas del mundo, EEUU. Además, ha destacado el papel que ha tenido Costa Rica como uno de los impulsores de esta resolución desde hace siete años, cuando se empezó a negociar en el seno de la ONU la creación de un acuerdo que regulase el tráfico de armas a nivel mundial. En cuanto a España, que aportó un voto positivo, ha mostrado su gratitud con el nuevo acuerdo a través de un comunicado del gobierno, argumentando que el tratado supone la culminación “de un proceso negociador de varios años y un esfuerzo colectivo de la comunidad internacional para disponer de un tratado que fortalecerá la seguridad internacional”.
El Tratado sobre Comercio de Armas, según describe en su artículo 1, persigue el objetivo de “establecer normas internacionales comunes lo más estrictas posibles para regular o mejorar la regulación del comercio internacional de armas convencionales”. Además, y como hace referencia en el artículo 2, abarcará material militar como “carros de combate; vehículos blindados de combate; sistemas de artillería de gran calibre; aeronaves de combate; helicópteros de ataque; buques de guerra; misiles y lanzamisiles y armas pequeñas y ligeras”. Además, los países firmantes tendrán que hacer públicas las ventas de armas que se realicen anualmente.
Es la primera vez que este tipo de comercio se regula a través de un Tratado internacional, aunque no prohíbe explícitamente la venta de armas, sino que regula quién vende las armas y a quién se les vende. El objetivo principal es reducir el armamento que acaba de manos de grupos violentos. En total, se estima que el tráfico de armas puede mover alrededor de 70 y 80 mil millones de dólares a nivel mundial de manera anual.
Un acuerdo controvertido
La aprobación del tratado no ha estado exenta de polémica, ya que muchos de los países que se han abstenido de aprobar la resolución (entre los que se encuentran Rusia, China o India) han subrayado que el Tratado favorece a los principales exportadores de armas, con EEUU a la cabeza.  Además, otra de las disconformidades de estos países es que el tratado no regula la venta de armas a grupos no estatales, a lo que los países firmantes han respondido y argumentado con la existencia de grupos de liberación nacional que necesitan protección. (Javier Martínez)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.