Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El IFV Lynx de Rheinmetal despierta el interés del Ejército checo

Las Fuerzas Armadas checas se hallan inmersas en un amplio programa de modernización que afecta, entre otros materiales, a sus vehículos de combate de infantería BMP-2, originarios de los años 80, que pretenden sustituir con sistemas más modernos. Sobre la mesa estaría ciertamente la adquisición potencial de 200 nuevos vehículos de combate. La germana Rheinmetall opta a su sustitución con el moderno sistema Lynx (Lince), una solución que complace plenamente al Ejército checo por varias razones.

La primera sería la larga trayectoria de Rheinmetal como socio industrial de la industria checa, a ello se suman los requerimientos del sistema, una plataforma modular de peso medio y capaz de incorporar una torreta de alto rendimiento con piezas polivalentes en calibre de 30 o 35 mm. 

Rheinmetall LandSysteme GmbH presentó públicamente la solución del Vehículo de Combate de Infantería (IFV) Lynx durante la edición Eurosatory 2016, como un producto modular y competitivo. Sobre todo, por su reducida complejidad, bajos costes operativos durante su ciclo de vida; además de las facilidades para incorporar las nuevas tecnologías, reduciendo de esta manera el tiempo de desarrollo e implementación y por lo tanto el riesgo tecnológico. Según el fabricante se caracteriza por su elevada capacidad de supervivencia, movilidad todo terreno y eficacia en combate; basándose  para ello en tecnologías fiables y probadas. Ágil, versátil, altamente protegido y armado, ha sido diseñado y construido para tener un comportamiento exitoso en el campo de batalla.  

El Lynx se halla disponible en dos versiones; KF31 y KF41. El primero KF31, con un peso total de 38 toneladas, incorpora una tripulación de tres soldados y acomoda una sección de infantería de seis elementos totalmente equipados. El Lynx KF41 corresponde a un blindado de 40 toneladas y puede acomodar hasta dos soldados adicionales con plenas garantías de seguridad. El vehículo incorpora igualmente la torreta Lance fabricada por Rheinmetall, en realidad basada en un cañón automático estabilizado disponible en las versiones de 30 y 35 mm.  Esto permite al Lynx batir de forma eficaz objetivos con precisión hasta distancias de 3000 metros, tanto a vehículo parado como en movimiento. También puede ser armado con una amplia panoplia de misiles guiados anticarro, como podría ser el EuroSPIKE que las fuerzas checas tienen ya en su inventario; así como otros tipos de armas operadas por gestión remota, u otros medios de protección adicionales.

Una de las bazas importantes esgrimidas por la firma Rheinmetall sería la producción del vehículo en la República Checa, lo cual supondría la generación de puestos de trabajo para el país, amén de la aportación tecnológica que todo ello implica y los compromisos comerciales futuros para terceros países.  Actualmente, la firma alemana ya es un socio importante para las fuerzas armadas de aquel país, con la venta de municiones y otros productos; también cuenta con una importante presencia con producción local destinada al sector del automóvil. (Antonio Ros Pau)            

Fotografía: Pruebas de fuego de la torreta Lance montada sobre el blindado Lynx. (Foto Rheinmetall)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.