Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Fuerza Aérea de Canadá modernizará sus aviones Aurora a la espera de una nueva aeronave. El C295 de nuevo con posibilidades


(defensa.com) Canadá modernizará otros cuatro aviones CP-140 Aurora, el avión empleado por la Fuerza Aérea de dicho país para las misiones de patrulla marítima de largo alcance. Según el propio organismo, dicha modernización se ha decidido por no disponer de fondos para afrontar la compra de un nuevo avión, que era el principal objetivo.

De hecho los planes contemplaban adquirir entre 10 y 12 aviones en 2020 para lo que se disponía de un presupuesto de 2.700 millones de dólares. Sin embargo la Fuerza Aérea canadiense admitió que esta cifra es insuficiente para adquirir aviones de mayor porte de nueva fabricación como el P-8A y tampoco se prevé que se disponga de fondos adicionales.

La idea inicial era adquirir un nuevo avión de patrulla marítima de mayor tamaño y capacidad, en la línea del P-8A Poseidón estadounidense. Boeing incluso realizó una presentación del avión en 2012 en el que valoró el coste de la propuesta para Canadá en 3.000 millones de dólares, cifra que los expertos canadienses ampliaron hasta los 5.000 si se incluían repuestos, formación o simuladores.

Sin embargo se ha decidido modernizar estos cuatro aviones invirtiendo 548 millones de dólares después de que se hayan modernizado otros diez anteriormente, lo que requirió una inversión de 1.600 millones de dólares. El Aurora es un avión tetramotor similar al P-3 Orion que fue adquirido a comienzos de los ochenta y que con esta modernización pretende estar en servicio hasta 2030.

Estos cuatro aviones recibirán nuevas alas, radares y nuevos sensores, como los otros aparatos modernizados, incluyendo sistemas de aviónica y sensores nuevos, comunicaciones Link 16, comunicaciones por satélite y mejores sistemas de autoprotección. Se ha optado por esta modernización y por estudiar nuevas opciones basadas en aviones más pequeños y más accesibles. Este nuevo avión sería una plataforma de menor tamaño que se optimizaría con la instalación de equipos como un radar de barrido electrónico, sensores electro-ópticos, sistemas de guerra electrónica, inteligencia de señales o sistemas de identificación automática.

Boeing ha ofrecido un avión más barato que el P-8A, basado en la instalación de parte de sus sistemas en un avión Bombardier Challenger 605 que actualmente se encuentra en pruebas y que serviría para países que no pueden permitirse la compra del Poseidón.

Airbus Military ha ofrecido el C295 en versión de patrulla marítima recordando que Chile ha seleccionado este avión en configuración de guerra anti-submarina. (J.N.G.)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.