Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Francia cierra a la contratación de otro submarino de ataque

(defensa.com) En los próximos meses y posiblemente antes del verano de este año, la DGA francesa (Direction Générale de l' Armement) contratará al astillero local DCNS la construcción del cuarto submarino de ataque de propulsión nuclear Barracuda para la Marina. El programa original, iniciado en diciembre de 2006, prevé un total de seis unidades de la clase Suffren que sustituirán progresivamente a las unidades de la clase Rubis, en este momento un componente importante de la Force Océanique Stratégique o FOST (Fuerza Oceánica Estratégica).

Ya se han encargado tres submarinos, los "Suffren", "Duguay-Trouin" y "Tourville", con entradas en servicio previstas para 2017, 2020 y 2022 respectivamente. Todavía no se sabe el nombre de la cuarta unidad, pero seguramente adoptará el nombre de un personaje de la historia de Francia. La construcción de los submarinos implica otra importante compañía francesa, Areva TA que proporciona la propulsión nuclear, además de los socios nacionales habituales Thales y Sagem.

En octubre de 2013, la DGA y DCNS firmaron un nuevo acuerdo para ajustar el calendario de entregas a la nueva Ley de Planificación Militar que contará con periodo de validez 2014-2019.

El submarino tiene un desplazamiento sumergido de 5.100 toneladas y 4.650 toneladas en superficie, una longitud de 99,5 metros, un diámetro de 8,8 metros y una velocidad máxima de 25 nudos. Su tripulación se compone de 60 elementos. Será armado con misiles de crucero anti-buque de largo alcance MdCN, misiles antibuque Exocet SM39 Block 2 Mod 2, el torpedo pesado F21 y el sistema anti-torpedos Contralto-S, e incorpora el sistema de gestión combate de SYCOBS. (Victor M.S. Barreira)

Fotografía: Submarino de ataque "Suffren" en construcción en las instalaciones que tiene DCNS en Cherburgo (DCNS).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.