Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


La financiación del muro de Trump a costa de la verdadera protección exterior de EEUU

El diario estadounidense The Washington Post ha dado a conocer los planes de la Casa Blanca para financiar el proyecto personal del presidente Trump de “blindarse” frente a México con un muro. Según el rotativo, y por mucho que Trump quiera que el pago último, que podría alcanzar los 20.000 millones, lo afronte México, su construcción sería financiada sacando recursos de los presupuestos asignado a varias agencias, las mismas que luchan, efectivamente, contra la inmigración ilegal y protegen las fronteras exteriores, como los Guardacostas.

Según este plan, que aún debe ser enviado al Congreso para su debate y aprobación, en 2018 se reduciría el presupuesto de los Guardacostas en un 14% lo que supone pasar de los actuales 9.100 millones de dólares de presupuesto a 7.800. Además, entre las partidas que se cancelan dentro de la asignación para los Guardacostas están los llamados Maritime Security Response Teams (MSRT), los Equipos de Respuesta de Seguridad Marítima, encargados de patrullas antiterroristas en puertos y aguas sensibles, precisamente una unidad que lucha contra las amenazas contra las que quiere protegerse Trump con el muro. Otras partidas que se verían afectadas en el presupuesto de los Guardacostas sería la construcción de nuevos buques, justo cuando llevan años reclamando la construcción de rompehielos para operar en la compleja región del Ártico (tienen uno frente a los aproximadamente 40 que dispone Rusia).

Las otras dos agencias que verán mermados sus presupuestos son la Administración de Seguridad en el Transporte (Transportation Security Administation o TSA), que verá reducidos sus fondos un 11% y que se encarga actualmente de la seguridad aeroportuaria. Su presupuesto pasaría de los actuales 5.000 millones de dólares a 4.500 en 2018. La misma reducción se aplicará a la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (Federal Emergency Management Agency), responsable de las primeras acciones de emergencia ante situaciones como desastres naturales y cuyo presupuesto pasaría de los actuales 4.000 millones a 3.600.

Las cantidades detraídas de estas y otras reducciones pasarían a engrosar otras partidas del Departamento de Seguridad Nacional (Department of Homeland Security o HLS), del que dependen los tres organismos citados. Su presupuesto global se incrementará un 6,4% pasando de los 41.165 millones a los 43.800 millones de dólares. El incremento irá principalmente a financiar los nuevos centros de detección de inmigrantes (1.900 millones de dólares), la contratación de quinientos agentes fronterizos y mil agentes migratorios (285 millones), quedando una parte no confirmada aún para la construcción del polémico muro. El Servicio de Inmigración y Aduanas (Inmigration and Customs Enforcement) incrementará su presupuesto actual de los actuales 5.800 millones de euros hasta los 7.900, nada menos que un 36 %. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (Customs and Border Protection o CBP) pasará de los actuales 11.100 millones hasta los 14.200, un 27 % más.

El caso de los Guardacostas

Muchas voces se han levantado en contra de estas reducciones, sobre todo en lo que afecta a los Guardacostas, un organismo muy valorado en el país, responsable de la protección de la frontera más permeable de los Estados Unidos: el mar. No hay que olvidar que aproximadamente el 80 % de la droga que entra en Estados Unidos lo hace por el mar o que los Guardacostas son responsables de las misiones de búsqueda y rescate, siendo el organismo que más vidas salva en estas acciones, muy por delante de la Marina, cuya visibilidad sin embargo es mayor. Como mencionábamos antes, los Guardacostas no son un estamento militar, dependen del Departamento de Seguridad Nacional y de hecho antes de los atentados del 11 de septiembre de 2001 dependían del Departamento de Transportes.

La reducción del presupuesto de los Guardacostas o la eliminación de unidades específicas como los MSRT estaría enviando señales claras a los individuos contra los que precisamente Trump quiere construir el muro. Narcotraficantes y otras posibles amenazas tendrán mayor facilidad para entrar  por mar en los Estados Unidos y cometer sus actos delictivos. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Guardacostas estadounidenses (US Coast Guard)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.