Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


El F-35 podría haber debutado en combate

Según un redactor especializado en Oriente Medio del diario francés Le Figaro, los Lockheed Martin F-35I  Adir de la Fuerza Aérea de Israel habrían participado en un misión de ataque lanzado por la aviación israelí contra objetivos militares cercanos a Damasco, la capital de Siria. La misión de combate fue lanzada la noche del 12 al 13 de enero.

Así lo asegura el periodista francés Georges Malbrunot, especializado en Oriente Medio desde hace décadas y que colabora para múltiples medios franceses, entre ellos el diario Le Figaro, e incluso fue secuestrado en 2004 en Nayaf (Irak). El comunicador, citando fuentes de inteligencia francesas, publicó la información en siete mensajes de twitter. Empezó afirmando que los F-35I de la denominada Air and Space Arm de la IDF, cuyas dos primeras unidades fueron entregadas en diciembre como ya informamos, participaron en una incursión en las cercanías de la capital siria, Damasco, que también denunció el Gobierno del país árabe.

De ser correcta la información, sería la primera vez que los cazabombarderos Lockheed Martin F-35 participan en una misión de combate, probablemente integrados en una Combined Air Operations (COMAO), formado muy posiblemente por cazabombarderos F-15 y F-16, y con el apoyo de aviones de guerra electrónica, o Electronic Warfare (EW).

Según Malbrunot, el raid se dirigió contra unos almacenes sitos en la Base Aérea de Mezzeh, en las cercanías de Damasco, que contenían sistemas rusos mixtos de misiles/cañones antiaéreos modelo Pantsir-S1, que Israel temía que pudieran ser entregados desde Siria a las fuerzas de Hezbolá que operan en el sur del Líbano. El ataque, siguiendo esa información , habría destruido previamente una batería de misiles antiaéreos instalada e activa de SAM S-300 desplegada cerca del palacio presidencial sirio, en el Monte Qassioun. Según la misma fuente de la inteligencia francesa, citada por Malbrunot, el avión F-35 finalmente sobrevoló el palacio del presidente de Siria, Bashar al-Assad, antes de regresar a Israel. Hablamos de una práctica de intimidación, que se realiza mediante una pasada a vuelo supersónico, que no es la primera vez que efectúan los cazabombarderos de la IDF sobre la residencia del dictador sirio.

Malbrunot comunicó en sus últimos twitter dedicados al tema que el principal objetivo fue evitar que Hezbolá pudiese recibir e instalar los sistemas de corto/medio alcance Pantsir S-1 en el sur de Líbano, en los límites de la frontera con Israel, lo que crearía una zona en la que no podría operar los aviones de la IDF.

Aunque como es habitual en este tipo de acciones, es muy poco probable que Israel admitiera la existencia del ataque y menos confirme el uso de F-35, como mucho se obtendrá la frase  de “ni confirmo ni deniego” de alguna autoridad del Gobierno de Jerusalén.  Sin embargo los precedentes avalan los que manifiesta Malbrunot, ya que en el pasado la IDF ha sido siempre muy rápida para poner nuevos activos en combate si se requiere para misiones específicas de alto interes, y el esfuerzo continuo para prevenir la llegada de armas de última generación a manos de Hezbolá es prioritario para Israel.

Aunque el colega francés no lo detalla, lo más seguro es que los F-35I hayan participado en un COMAO, realizando funciones de aparatos de superioridad aérea, aprovechando sobre todo la capacidad de su radar, ya que la presencia en la región de los más modernos cazas rusos, agrava el riesgo de la operación. Mientras que las misiones de ataque las habrían realizado los F-15 y/o los F-16, como en otras ocasiones. Según fuentes sirias, que revelan medios británicos, si hubo un ataque aéreo contra el citado aeródromo de Mezzeh en la fecha especificada, que las autoridades sirias atribuyeron a las IDF. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Un F-35I Adir y un F-16I de la Fuerza Aérea de Israel volando en formación. Foto: IDF


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.