Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Seabasing: La autonomía en el mar que busca la US Navy

El buque Lewis B. Puller configurado hasta ahora como Expeditionary Sea Base (ESB-3) ha entrado en servicio tras una ceremonia formal llevada a cabo el pasado 17 de agosto en el Puerto Khalifa bin Salman en Al Hidd, Bahrein, tratándose del primer buque de guerra estadounidense alistado fuera del territorio nacional.


 

Además el buque ha sido reclasificado recientemente pasando su denominación de USNS (United Stantes Naval Ship) a USS (United States Ship) Lewis B. Puller, estando anteriormente a cargo del Military Sealift Command (Mando de Transporte Naval Militar). Este cambio de denominación supone la catalogación como buque de guerra y le proporcionará, según la Marina estadounidense mayor flexibilidad operacional en respuesta un entorno de seguridad altamente complejo como es el área comprendida por el Golfo Pérsico, el Mar Rojo, el Mar Arábigo y la costa Este de África, donde opera la 5ª Flota. Ahora estará al mando del capitán Adan G. Cruz que será responsable de una tripulación formada tanto por marinos militares como marineros civiles.

El Lewis B. Puller reemplazará al USS Ponce que actuaba como Afloat Fordward Staging Base Interim (AFSB(I), es decir Base Flotante Avanzada con carácter interino, alojando personal, equipamiento y apoyando misiones de diversa índole de la 5ª Flota. Se trata del primer buque de guerra estadounidense diseñado y construido específicamente para actuar como base flotante.

El Lewis B. Puller es el segundo buque de guerra estadounidense que toma el nombre del teniente general Lewis Buwell “Chesty” Puller, veterano de guerra de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea y el único marine que ha conseguido la Cruz de la Marina en cinco ocasiones, siendo el soldado más condecorado en la historia de la Marina estadounidense. Entre 1982 y 1998 una fragata del tipo Oliver Hazard Perry ya ostentó el nombre de este veterano de guerra estadounidense, buque que fue transferido  a la Marina de Egipto y rebautizado como Toushka (F-906).

El Sea Basing

El Departamento de Defensa estadounidense lleva años trabajando en el concepto del Seabasing, es decir, permitir a la Marina operar directamente desde el mar sin necesitar bases en tierra, que a menudo están condicionadas por cambiantes entornos políticos. Una de las opciones es emplear grandes buques de transporte modificados para actuar como buques nodriza o plataformas flotantes con las que apoyar a otros buques, aeronaves o a unidades de operaciones especiales.

La primera prueba se realizó con el USS Ponce que ha estado años operando en Oriente Medio como Base Flotante Avanzada (Afloat Forward Staging Base o AFSB). Se trata de una solución interina hasta la llegada de los T-ESB de los que hemos hablado. El primero en llegar fue el USNS Lewis B. Puller (T-MLP-3/AFSB-1), que con 80.000 toneladas de desplazamiento, tiene capacidad para operar con 800 personas.

El Lewis B. Puller y el Hershel “Woody” Williams apoyarán a unidades de operaciones especiales o a grupos de lucha contra la piratería, operaciones de seguridad marítima o limpieza de minas. Su diseño se basa en los petroleros civiles Alaska pero modificados. Disponen de una gran cubierta de vuelo para dos helicópteros pesados CH-53 y espacio en cubierta para estacionar otros dos más, además de un hangar y armeros. Inicialmente iban a ser operados por el Military Sealift Command, de ahí que su designación comenzara por “USNS” (United States Naval Ship).

Además en febrero, el astillero estadounidense General Dynamics NASSCO (National Steel and Shipbuilding Co.), del grupo General Dynamics, recibió el encargo de construir otro buque especializado para el programa Dique Expedicionario de Transferencia (Expeditionary Transfer Dock o ESD) / Base Naval Expedicionaria (Expeditionary Sea Base o ESB) de la Marina estadounidense.

Se trata del denominado T-ESB 5, diseñado para ser una plataforma flexible para misiones en alta mar o próximas a la cosa. El buque incluye una cubierta de vuelo de gran tamaño, instalaciones para almacenamiento de equipo, armas, municiones, piezas de repuesto y está habilitado para acoger una tripulación de 250 personas. En la cubierta de vuelo pueden operar dos helicópteros pesados del tipo MH-53 y hay espacio para otros dos, además de helicópteros MH-60 o los convertiplanos MV-22 Osprey.

La Marina estadounidense encargó a NASSCO inicialmente dos buques del tipo Expeditionary Transfer Dock, los USNS Montford Point (T-ESD 1) y el USNS John Glenn (T-ESD 2). Estos dos primeros buques actúan como Plataforma Flotante Móvil (Mobile Landing Platform o MLP) para facilitar la transferencia de soldados y vehículos entre buques de transporte y de desembarco mediante rampas y grúas de gran tamaño. Además actúa como punto de salida de los aerodeslizadores LCAC. En 2012 se encargó un tercer buque de distinto tipo, el USNS Lewis B. Puller (T-ESB 3), como buque de apoyo a operaciones navales especiales. Los tres primeros buques ya han sido entregados a la Marina estadounidense y en octubre de 2015 comenzó la construcción de otro de estos buques, el USNS Hershel “Woody” Williams (T-ESB 4). (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·El pasado 10 de julio el Lewis B. Puller partió de la Estación Naval de Norfolk hacia Oriente Medio (US Navy)

·Un MH-53 Sea Dragon del Escuadrón de Medidas Contra Minas 15 (HM-15) en la cubierta del Lewis B. Puller (US Navy).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.