Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Ejército de EEUU y los Marines se alían en la búsqueda de una nueva munición

Acabamos de conocer, tras una confirmación oficial por parte de un alto representante del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos (United States Marine Corps), que se ha rubricado un acuerdo con el Ejército (United States Army) para aunar esfuerzos en la obtención de un nuevo cartucho más potente que el actual 5,56x45mm.

Ya hace bastantes años se propugna, en diversos ámbitos, el bajo nivel de letalidad real de este último en determinadas condiciones y situaciones propias del combate. Se han hecho esfuerzos, buscando poder seguir empleando los actuales fusiles de asalto, para desarrollar nuevas propuestas, como el reciente EPR (Enhanced Performance Round), propugnando incidir en la letalidad necesaria como para perforar los elementos de protección llevados por hipotéticos adversarios.

Como los resultados no han sido los óptimos, algunos han ido afianzando la idea de avanzar hacia una opción que esté a caballo del 5,56x45mm y del 7,62x51mm, este último estandarizado en algunos rifles de precisión y en las ametralladoras medias. Se buscaría alguna solución de 6,5mm que, disparada por un arma novedosa en varios aspectos, pudiese servir para sustituir tanto a los fusiles de asalto actuales como a las ametralladoras ligeras M249 empleadas como armas de apoyo de pelotón.

A ese objetivo del Ejército se suma ahora el USMC, por lo que hay más posibilidades de obtener pronto una solución que sirva a ambas estructuras militares. Una respuesta, de la que algunos altos representantes militares han hablado ya en algunos foros abiertos, podría ser el ahora en boga 6,5 Creedmoor que incorpora proyectiles de alrededor de 140 grains y que ofrece una trayectoria muy tensa capaz de superar los mil metros. Es más, sus prestaciones hacen que esté siendo considerado en diversos ámbitos como una solución óptima para los sniper; su tamaño y configuración permiten acomodarlo sin problemas en armas clásicas como el AR10 que es el hermano mayor del tándem M4/M16.

Se valoran también conceptos como el desarrollado por Textron con su munición encapsulada en una vaina especial que incide en mejoras favorables respecto de la fiabilidad, un punto a su favor. Ha sido puesta a punto como resultado del programa LSAT (Lightweight Small Arms Technology) y como consideración interesante es que puede ser empleada, con las convenientes transformaciones, por conceptos de armas ahora en uso. En todo caso, por lo que parece, el Ejército, al que como hemos apuntado se suman ahora los Marines, buscaría dotarse con armas nuevas en los primeros años de la próxima década, señalándose el 2022-2023 tras aprobarse un esfuerzo más concreto en este deseo concreto. (Octavio Díez Cámara)

Fotografías: Textron

·El arma en la que se ha venido trabajando dentro del programa LSAT se beneficia de avances que interesan al U.S.Army y a los U.S.Marines.

·El cartucho objetivo sería una munición del 6,5mm que mejorase las prestaciones de penetración e incapacitación del 5,56 actual.

·El proyectil queda embebido en la vaina para reducir el peso y la longitud, factores favorables en la fiabilidad y la precisión


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.