Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Los EF-18 españoles y los F-35 de Estados Unidos juntos en Estonia

Mientras que el Ejército del Aire ultima el despliegue de cinco de sus cazabombarderos EF-18M del Ala 15 a la base aérea de Ämari, el martes día 25 han llegado a esta instalación de la Fuerza Aérea de Estonia dos cazas Lockheed Martin F-35A de la United States Air Force (USAF). Es más que significativo que la primera base donde los F-35A de la USAF han hecho acto de presencia, sin contar la inglesa de despliegue, que el pasado día 15 de abril llegaban a Europa, sea la estonia de Ämari, a apenas 200 kilómetros de Rusia.

Con este gesto la administración Trump subraya la intención de reforzar la defensa aérea de los países bálticos de la OTAN (Lituania, Letonia y Estonia), que desde su incorporación a la alianza en 2004 cuentan con el apoyo que les dan las fuerzas aéreas de la Alianza, a través de la denominada Baltic Air Policing (BAP), dado que carecen de aviones de combate.

Desde la base de Ämari dicha responsabilidad la está asumiendo  ahora cuatro cazabombarderos Eurofighter del TLG71 “Richthofen” de la Luftwaffe alemana, que serán relevados a primeros de mayo por los EF-18M del Ejército del Aire español. Aunque no es público el plazo que permanecerán en la instalación estonia, desde el día 25, el BAP cuenta con el magnífico refuerzo de los dos F-35A de la USAF, aunque oficialmente según el Pentagono la principal misión del despliegue de estos cazas de 5ª generación en Europa es entrenarse con los aliados de la OTAN.

Los dos F-35A han llegado a Estonia procedentes de la base británica de la Royal Air Force denominada RAF Lakenheath en compañía de un avión de reabastecimiento Boeing KC-135 Stratotanker tras sobrevolar los Países Bajos, Alemania y Polonia, y evitar sobrevolar el enclave ruso de Kaliningrado, ocupado a Alemania en 1945.

En vísperas de la inminente llegada al escenario de los aparatos españoles, que pertenecen al Ala 15, la actividad de la BAP no cesa. Así, tanto los Eurofighter alemanes como los F-16AM de la Real Fuerza Aérea de los Países Bajos, que operan desde la base aérea de  Šiauliai (Lituania), han tenido que activar sus respectivos Quick Reaction Alert (QRA) para interceptar aparatos rusos que volaban sobre el Báltico, en concreto una formación de cuatro bombarderos Su-24 y un solitario Antonov An-26. Una vez se despliegue los EF-18 españoles en Ämari es probable realicen algún vuelo con los F-35A de la USAF, aunque su misión principal es dar relevo a los aparatos de la Luftwaffe en esta zona de los confines de la OTAN fronteriza con Rusia.

En septiembre de 2015 la USAF ya desplegó en la base estonia sus cazas de 5º generación Lockheed Martin F-22 Raptor, acción de refuerzo que se repetía en abril de 2016, como ya informó defensa.com, lo que demuestra la clara apuesta de los Estados Unidos para reforzar la protección aérea contra la cada vez mayor presencia de aeronaves rusas, que no cumplen la regla de aeronavegabilidad. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Uno de los F-35 desplegados en RAF Lakenheath. Foto: USAF.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.