Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

EEUU necesitará 355.000 millones de dólares para modernizar y mantener su armamento nuclear hasta 2023

(defensa.com) Estados Unidos deberá hacer frente a un enorme gasto en la próxima década si quiere mantener y optimizar su programa de armas nucleares. Según un informe difundido por la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO), la Casa Blanca deberá afrontar un gasto que podría llegar hasta los 355.000 millones de dólares para seguir progresando en su programa de armamento nuclear hasta 2023.

En el informe “Projected Costs of U.S Nuclear Forces, 2014 to 2023” se desglosa el presupuesto para el año fiscal 2014, en el que se confirman unos costes que ascienden a 23.100 millones de dólares. La mayor parte de éstos,  18.000 millones, se destinan al desarrollo de sistemas nucleares, armas, laboratorios y reactores navales. El resto, unos 5.100 millones, quedan reubicados en el control de las comunicaciones y sistemas de alerta temprana.

La proyección de este presupuesto hasta 2023 abarcaría unos 296.000 millones de dólares, de ellos 136.000 se orientan al suministro nuclear, otros 105.000 están destinados al Departamento de Energía y reactores, y el resto, unos 56.000 millones, son para poner a punto los sistemas y tecnología de control, comunicación y alerta temprana. Con todo ello, esta cifra podría llegar a superar incluso los 355.000 millones de dólares dentro de diez años si añadimos el aumento esperado del gasto, que podría ser de unos 59.000 millones de dólares.

Este dato supone un incremento de hasta 150.000 millones de dólares más respecto al presupuesto estipulado durante el año pasado por la misma institución, y se prevé que continúe en alza sobre todo a partir de 2023. Así, estas cantidades se aproximan a las que ya adelantó el Pentágono durante el mes de noviembre, y que hacían referencia a que la modernización y reemplazamiento del armamento nuclear podrían alcanzar los 400.000 millones de dólares.

La institución norteamericana, que para elaborar este documento ha utilizado datos del Departamento de Defensa y del Departamento de Energía, explica que dentro de este montante está prevista la adquisición de un nuevo misil nuclear intercontinental (ICBM) y bombarderos de largo alcance para la Fuerza Aérea Estadounidense. Además, la perspectiva de incorporar un nuevo submarino nuclear es cada vez más probable.

En este sentido, y justificando el alto coste que supone el mantenimiento de este arsenal nuclear, el informe explica que durante la Guerra Fría “los sistemas se retiraban continuamente, y sin embargo la actual generación de sistemas ha continuado con su actual diseño durante décadas”. Para ello pone como ejemplo a los misiles balísticos ICBM “Minuteman III”, que entraron en servicio en los años 70, o el bombardero B-2, que realizó su primer vuelo en 1989, y que ya llevan décadas operativos.

Con todo ello, el informe señala que  este gasto podría reducirse en el caso de que Obama dé un paso más en su apuesta por reducir el número de armas nucleares, aunque especifica que el ahorro no supondría verdaderos cambios. El presidente de Estados Unidos ya dijo en el mes de junio, durante un discurso en Berlín, que su país, junto a Rusia, tenía “la intención de reducir su número de armas nucleares” dentro del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START), por el que ambos países rebajarán hasta una tercera parte de sus cabezas nucleares durante la próxima década.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.