Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Bélgica se dotará, muy probablemente, con 34 cazabombarderos F-35

La próxima firma de acuerdos entre la multinacional Lockheed Martin, fabricante del F-35, y dos empresas belgas del sector, y, sobre todo, el anunció de la autorización de venta del F-35 a Bélgica, parecen determinar que este avión de 5ª generación dotará al Componente Aéreo de la Fuerzas Armadas de Bélgica.

El Departamento de Estado de EEUU  ha  aprobado una posible venta o programa FMS (Foreign Military Sale) a Bélgica para la venta de 34 aviones de despegue y aterrizaje convencionales Lockheed Martin F-35A Joint Strike Fighter por un costo estimado de unos 5.340 millones de euros. La decisión se publicó la semana pasada en la web de la Agencia de Cooperación de Seguridad de Defensa o DSCA (Defense Security Cooperation Agency) . Esta Agencia se encarga además de la entrega de la certificación requerida que notifica al Congreso de los Estados Unidos, que podría vetarlo, pero sería más que improbable, menos en el caso de un aliado de la OTAN, como es Bélgica.

La onerosa tramitación de los acuerdos previos de la DSCA son imprescindibles para poner en marcha una operación de adquisición  de sistemas de defensa fabricados en Estados Unidos  y se produce en todas las ocasiones, aunque no significa realizar ninguna reserva ni preferencia, ni tampoco obliga a la nación autorizada a comprar lo solicitado.

En total el  Gobierno de Bruselas ha solicitado poder comprar treinta 34 aviones F-35A de su versión convencional  o CTOL (Conventional Take Off and Landing) y un total de 38 motores Pratt & Whitney F-135 (34 instalados, 4 repuestos).  Además, el importante presupuesto incluye la adquisición-contratación de un amplio paquete logístico de material y servicios para operar está compleja aeronave, como serían un centro de reprogramación, equipo de apoyo, herramientas y equipos de prueba, equipo de comunicaciones,  repuestos y piezas de reparación, entrenamiento de personal y equipo de entrenamiento,  publicaciones y documentos técnicos, etc.

También se anunciado la firma de un Memorandum de entendimiento o  MoU (Memorandums of Understanding), que tendría lugar el  25 de enero, entre la multinacional norteamericana y la aeronáutica belga  ASCO Industries, que tiene sede en Zaventem (Bruselas), para suministrar piezas procesadas.

Así mismo, previsiblemente, el  29 de enero, se firmará un segundo acuerdo entre la empresa Belgian Engine Center (BEC) con sede en Herstal (Lieja) y Pratt & Whitney, que produce el motor F-135, que equipa el F-35.

La firma de estos MoU, que seguramente quedaran condicionados a la adquisición de la aeronave por el Componente Aéreo belga, obedece a las contraprestaciones solicitadas por Bruselas a Estados Unidos. El otro factor que determinará la incorporación del F-35 a esta Fuerza Aérea de la OTAN, es que las de Dinamarca, Noruega y Países Bajos, también están dotándose con el caza de 5ª generación, con lo que podría repetirse la colaboración que se produjo con el cazabombardero F-16. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Imagen de una maqueta a tamaño real del F-35 portando insignias belgas. Foto: Julio Maíz Sanz/defensa.com.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.