Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El ADIM, el nuevo mortero estadounidense

El Arsenal Picatinny del Ejército de Tierra estadounidense ha desarrollado un nuevo sistema de mortero ligero para aplicaciones móviles denominado ADIM por Automated Direct Indirect-fire Mortar. Como su nombre indica, este mortero puede ser disparado en modo indirecto como un mortero tradicional pero también haciendo fuego directo.

Se trata de una pieza de 81 mm. instalada sobre un vehículo todo terreno HMMWV (High Mobility Multipurpose Wheeled Vehicle) para ofrecer alta movilidad y capacidad de fuego indirecto en áreas donde esta combinación resulta idónea, como las regiones montañosas de Afganistán.

Durante el pasado mes de abril efectivos de la 2nd Brigade Combat Team, 1st Infantry Division con ayuda de personal del Armament Research, Development and Engineering Command (ARDEC) evaluaron el ADIM durante un ejercicio multinacional que tuvo lugar en Alemania. El evento, denominado Robotic Complex Breach Concept incluyó la prueba de varios sistemas no tripulados en fase de prototipos, desde vehículos no tripulados, municiones planeadoras (loitering) y vehículos de ingenieros operados a distancia. Ya en enero de2015 fue presentado en el evento Army Expeditionary Warfighter Experiment (AEWE) Spiral J que tuvo lugar en Fort Bening, Georgina donde se dieron a conocer otros 65 proyectos.

El ADIM incluye un sistema de absorción del retroceso que reduce la carga recibida por el vehículo portador a una octava parte. El limitado retroceso permite además emplear el arma tanto en modo directo como indirecto. El mortero funciona de manera automatizada, de tal manera que puede operarse a distancia, encargándose el Sistema de Control del Actuador (ACS por sus siglas en inglés) desarrollado por el Arsenal Picatinny. Se utiliza como interfaz para controlar el sistema de carga, puntería, y tiro el denominado Automated Fire Control System-Mortar (AFCS-M), una versión mejorada del M95 Mortar Fire Control System (MFCS). El AFCS-M incluye un dispositivo de navegación inercial y un receptor de GPS lo que aumenta la precisión. El AFCS-M también está diseñado para permitir la operación a control remoto del mortero, por ejemplo para la protección de bases avanzadas (Forward Operating Base o FOB). Esta misma opción permitiría operar el mortero desde el interior del vehículo, pero por seguridad no se recomienda esta modalidad.

Una plataforma ligera como esta permite operaciones del tipo “dispara y corre” de tal manera que la pieza ha abandonado la posición antes de que los sistemas de localización de fuego puedan abrir fuego de contrabatería. Una secuencia de este tipo incluiría la solicitud de fuego, la parada del vehículo, iniciar la misión, realizar los disparos sobre el objetivo y abandonar la posición tras 50 segundos del último disparo.

El componente principal del sistema es la base sobre la que se asienta la pieza de 81 mm., estructura que puede rotar 360 grados, elevarse y descender y que alberga el sistema de alimentación con un cargador de 20 granadas y el de absorción del retroceso. El llamado “retroceso suave” desplaza hacia adelante el tubo justo antes del disparo para contrarrestar el retroceso que se produce al disparar. El sistema está controlado por ordenador y dispone de múltiples sensores para calcular la fuerza necesaria para absorber la mayor parte del retroceso en cada situación.

Si el disparo de una granada convencional de 81 mm. genera un retroceso equivalente a 10.000 libras (4.500 kg. aproximadamente), el ADIM produce 2.000 libras (menos de 1.000 kg.), lo que redunda en aumentar la precisión. La cadencia de tiro permite disparar hasta 30 disparos por minuto. Además está diseñado para poder emplear granadas con sistemas de guiado preciso por GPS o láser. (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·El mortero ADIM (ARDEC)

·Detalles del ADMI (ARDEC)

·El sistema de absorción del retroceso (ARDEC)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.