Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El mantenimiento: La clave del sistema de seguridad de Perú

Los que conocemos a fondo la operativa de las fuerzas armadas sabemos que lo importante no es comprar sistemas, por mucha innovación que supongan o por muy alto que sea el precio que se pague. Son numerosos los casos de sistemas que se adquirieron con un gran esfuerzo, que apenas están en condiciones de disponibilidad debido a la escasez de los recursos para su sostenimiento. Cuando los sistemas en operación tienen, además, altos niveles de obsolescencia, el mantenimiento es el instrumento para actualizar tecnológicamente los equipos, permitiendo con unos recursos menores obtener resultados altamente eficientes.

La Armada del Perú y la Fuerza Aérea están siendo motores de este cambio, pero la escasez de recursos impide realmente alcanzar unos niveles de operatividad mínimos. Sin embargo, dentro del Continente, los fundamentos para construir una gran capacidad de sostenimiento en cada una de las fuerzas son mucho más sólidos en Perú. Dispone de unos centros especializados y centralizados para el soporte y los desarrollos tecnológicos; cuenta con una política de offset que debe ser la principal herramienta para adquirir capacidades que permitan alcanzar un nivel III de mantenimiento, es decir el inmediatamente anterior al industrial, y que supone cerca del 80 por ciento de las acciones de sostenimiento y correctivas sobre cualquier sistema de armas.

Las principales necesidades de las Fuerzas Armadas en términos de mantenimiento se pueden agrupar en cuatro elementos:

a) Infraestructura: es necesario adecuar hangares y astilleros y centros de mantenimiento de vehículos. La participación privada en la adquisición de estas capacidades que permitan su explotación a terceros mercados sería, sin duda, un instrumento muy válido para acelerar el proceso de mejora de la infraestructura.

b) Adquisición de bancos de pruebas, utillajes, equipos de simulación, bancos automáticos de mantenimiento y la obtención de determinadas certificaciones de producto y de fabricante para realizar actividades correctivas sobre equipos electrónicos, de propulsión, ópticos, elecro-ópticos:  Para la consecución de estos objetivos, los acuerdos de offset ofrecen una tremenda oportunidad, ya que los proveedores de equipos disponen de numerosos equipos ya amortizados o en vías de amortización que cubrirían muchas de las necesidades. Todas estas capacidades realizadas internamente en Perú no solo resultarían más económicas, sino, sobre todo, permitirían reducir el tiempo de rotación, lo que implicaría reducir stocks y aumentar periodos de disponibilidad de las principales plataformas y equipos.

c) La certificación de procesos industriales requeriría la asociación con aliados con experiencia específica en los campos de sostenimiento, que faciliten, a través de sus acuerdos de colaboración con los servicios de mantenimiento, la rápida obtención de capacidades certificadas que posibiliten la realización de estas actividades. Sin duda no es procedimiento sencillo, pero con la colaboración de los proveedores de equipos deberían facilitarse. La adaptación de las condiciones contractuales de compra de equipos para incluir cláusulas de ciclo de vida que aseguren la obtención de capacidades, la existencia de stocks con alta disponibilidad y la preparación de equipos mixtos para actividades de mantenimiento son elementos básicos, que ya se han introducido con éxito en modelos contractuales en Europa y en Extremo Oriente.

d) El cuarto problema al que deben enfrentarse las Fuerzas Armadas es la falta de personal adecuado para estas actividades, especialmente en el campo de ingeniería de sistemas y labores en este ámbito asociadas al mantenimiento. No resulta fácil reclutar este personal y, sobre todo, retenerlo ante la competencia de las empresas privadas. En este sentido, las fórmulas de implantes funcionan con éxito en numerosos países. Se trata de contratar aquellos servicios de ingeniería que suponen las mayores deficiencias para ser cubiertas por personal que se integra en las propias instituciones de soporte, sirviendo para mantener la autonomía de las fuerzas y reducir costes de mantenimiento.

Mantener un sistema como una fragata o un avión de combate en condiciones de operatividad en torno al 70 por ciento del tiempo cuesta aproximadamente entre un 7,5 y un 9 por ciento del valor de adquisición, sin incluir los gastos de operación, como combustible y rotables. Esto significa que el presupuesto de mantenimiento deben ser superiores en un 50 por ciento al presupuesto de adquisición de cada año. Si los índices de operatividad son inferiores al 40 por ciento, como ocurre con la mayoría de los sistemas, el coste y el tiempo de elevar los niveles al 70 serían inabordables para los presupuestos y la economía del Perú. Es como tratar de calentar después de poner a bajo 0 un hangar: se necesita mucho gas y tiempo. De ahí que tener niveles de operatividad muy bajos esconda en el fondo una incapacidad manifiesta de los sistemas en inventario.

La connivencia de Fuerzas Armadas, industria nacional y proveedores de equipos y de ingeniería de terceros países con modelos mucho más maduros serán los pilares sobre los que deberán basarse los sistemas de mantenimiento en los próximos años. Un aspecto muy ligado al anterior es la necesaria flexibilidad en la gestión. El tiempo de respuesta ante cualquier eventualidad es incompatible con los pesados procesos administrativos de contratación y de ahí que los servicios de mantenimiento de cada fuerza deban contar con una mayor capacidad para contratar con proveedores y, sobre todo, suscribir acuerdos de colaboración de una manera competitiva y de beneficio mutuo.

La Marina dispone, por su estructura y por la diversidad de equipos que mantiene, un excelente campo para iniciar esta transformación. Dispone del personal y la dirección adecuados con una clara vocación empresarial, esencial para garantizar la excelencia en el sistema de sostenimiento naval. Es un ejemplo que no debería ser difícilmente trasladable a otras fuerzas del Ministerio de Defensa y del Interior.

Enrique Navarro

Presidente MQGloNet


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.