Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La semana trágica del Ejército del Aire español

Octubre ha sido un mes trágico para el Ejército del Aire español con la pérdida, en menos de una semana, de dos pilotos a los mandos de sus aeronaves: un Eurofigther del Ala 14, en el que fallecía el 12 de octubre el capitán Borja Aybar García y, cinco días después, un EF-18 del Ala 12, que costaba a la vida al joven teniente Fernando Pérez Serrano, número uno de su promoción. Pendientes ambos de investigación, en el primer caso no ha trascendido oficialmente ninguna hipótesis que apunte sólidamente a las razones del siniestro; y respecto al F-18, el Ejército del Aire detalló de manera escueta que la aeronave se estrelló en el momento del despegue por una pérdida de potencia en el aparato.

La investigación de ambos siniestros está ahora en manos de la Comisión para la Investigación Técnica de Accidentes de Aeronaves Militares (CITAAM), dependiente del propio Ejército del Aire. En el momento que se conozcan las causas, la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha asegurado que comparecerá personalmente donde sea menester, en el Congreso de los Diputados si así se estima oportuno para informar de los detalles.

Eurofigther y F-18 son los principales medios de combate polivalentes del Ejército del Aire español. Los segundos llevan  en servicio treinta años, en los que han sido sometidos a distintos procesos de modernización. Su siniestralidad en este largo periodo está muy lejos de ser preocupante. Habida cuenta del nivel de operatividad y el número de horas de vuelo acumuladas desde 1986, puede afirmarse que los datos se enmarcan claramente dentro de parámetros de baja siniestralidad.

Por su parte, la incorporación del Eurofighter al Ejército del Aire se remonta al año 2003. A nivel global, se han entregado 517 de estos cazabombarderos de los 599 ordenados por los usuarios europeos y socios del programa (España, Alemania, Reino Unido e Italia), además de los encargados por terceros países, habiéndose completado ya los pedidos de Austria (15 unidades) y Arabia Saudita (72). En 2018 está previsto que culminen las entregas a los cuatro socios europeos. En el caso español ya se habrían entregado 65 de los 72 cazabombarderos comprometidos. Así, perdidos 3 en accidentes y siendo uno de los aparatos el instrumentalizado IPA4, que opera desde Getafe Airbus Defense and Space para pruebas e integración de armamento y otros equipos, en 2018 está previsto que el Ejército del Aire cuente con un total de 68 de estos aviones.

Al igual que remarcamos con el F-18, las estadísticas no apuntan en el caso de los Eurofighter, C.16 en la designación militar española, ningún registro de siniestro que llame a alerta. Tampoco se ha dado esa situación a nivel mundial en los marcos de operatividad de la aeronave en otros países. Dentro de la terrible coincidencia del registro de dos accidentes en el breve lapso de tiempo transcurrido entre el 12 y el 17 de octubre y la trágica perdida de dos vidas humanas, cualquier conclusión sin el soporte que los resultados de las investigaciones en curso arrojen es precipitada y no se sostiene a la vista de la operatividad histórica de ambos aviones en el seno del Ejército del Aire español.

Fotografía: F-18 del Ala 12.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.