Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Predicciones 2050

La OCDE ha publicado recientemente sus previsiones de crecimiento económico y de población entre sus países miembros, así como de las seis grandes economías mundiales que se incluyen en sus estadísticas. Sin duda, un ejercicio de predicción a tan largo plazo presenta muchas incertidumbres, pero las tendencias que se marcan si parecen coincidir con las de otros estudios de organizaciones internacionales. Todo este reequilibrio de fuerzas tendrá unas consecuencias geoestratégicas enormes para los próximos años, que señalan de forma inequívoca que la preponderancia del mundo occidental, que ha dominado el mundo desde la conquista de América, tiene sus días contados. Esto supone, sin duda, un reto enorme para las sociedades occidentales, que deberán vivir en un mundo donde sus valores serán cuestionados por países más poderosos, que pretenderán sin duda imponer sus modelos sociales y de desarrollo económico.

Si nos fijamos sólo en la evolución del Producto Interior Bruto (PIB) en términos nominales, es decir sin introducir la siempre subjetivo paridad de poder de compra, podemos extraer consecuencias muy determinantes. Si en 2015 la economía de Estados Unidos supondrá el 23,3 por ciento del total de los países estudiados que suponen un 80 por ciento del PIB mundial, en 2030 ya no será la primera economía del mundo y su peso será del 20,8 por ciento y en 2050 apenas un 18. La evolución de la zona euro se presenta mucho más pesimista. En 2015 será el 15,4 por ciento de la economía global y en 2050 bajará al 10,4. Es decir, lo que tradicionalmente llamamos el mundo occidental, Estados Unidos más Canadá y Europa, pasará de suponer un 41 por ciento de la economía global a un 31, es decir, diez puntos menos.

Por otro lado, China será el mayor gigante económico en 2030 y supondrá un 26 por ciento del total mundial, comparado con el 20 actual. China e India ostentarán un 42 por ciento de la economía global en 2050, gracias sobre todo al crecimiento del subcontinente asiático, que de media será del doble que China. En 2050 la economía de India será más potente que la zona euro, que será la tercera economía global. En cuanto al ranking mundial, también se producirán cambios muy significativos. Si en 2015 entre los diez economías más importantes hay cinco países europeos, en 2050 habrá cuatro, pero con un peso muy inferior.

En 2050, India será la tercera economía del mundo, muy cerca de Estados Unidos, y la economía china será seis veces más grande que la japonesa e Indonesia la quinta economía del globo. Incluso dentro de Europa continental los cambios también serán muy notables, ya que la Federación Rusa será la economía más fuerte, superando a Alemania. En América Latina, Brasil y México continuarán creciendo a tasas ligeramente por encima de la media mundial, pero muy por debajo de Asia y África. Pese a estos datos, México se convertirá la séptima economía del mundo en 2050 y Brasil la sexta. Si tomamos los datos para los 198 países, queda meridianamente claro que hay un cambio gigantesco en las relaciones geopolíticas. Las economías de Asia supondrán la mitad de la global. Mientras que Europa supondrá apenas el 11 por ciento, Estados Unidos el 18 y America Latina el 9 por ciento.

Para los que consideran la demografía un elemento más relevante para predecir los comportamientos económicos del futuro, las predicciones nos ofrecen también datos muy interesantes. Europa reducirá su peso en la población total de los países estudiados desde un 7,24 a un 6,67 por ciento, con la mitad de ellos, especialmente en Europa del Este perdiendo en este parámetro. Estados Unidos continuará creciendo desde el 7 actual a casi el 8 por ciento en 2050, mostrando todavía un vigor importante gracias a las políticas migratorias y de crecimiento económico. China verá reducido su peso de forma dramática, pasando del 30 actual a un 27 por ciento, perdiendo casi 80 millones de habitantes. India será sin duda el mayor país del globo en 2050 en cuanto a población, superando ya en 2030 a China. No cabe duda que la gran economía emergente de los próximos treinta años será India, cuyos habitantes crecerán un 26 por ciento y su PIB se multiplicará por seis.

En el otro lado, Rusia pasará de 140 a 120 millones de habitantes, lo que sin duda augura un futuro económico a largo plazo muy negativo por el envejecimiento de su población. Sin duda este cambio de equilibrio traerá grandes alteraciones en el mercado de Defensa. Si en la actualidad Estados Unidos supone un 40 por ciento del gasto mundial, para 2050 apenas será un 25 por ciento, mientras que China habrá superado en este campo a la nación norteamericana y Europa, mientras que India multiplicará su presupuesto de Defensa por seis en los próximos treinta años. América Latina mantendrá el gasto contenido, mientras que en África veremos fuertes incrementos, ante los retos que tendrán que acometer en los próximos años en el Continente Negro.

África seguirá siendo la asignatura pendiente. Su población crecerá a tasas mucho mayores que las de Asia y Europa, aunque su economía apenas despegará, implicando grandes presiones migratorias sobre esos dos continentes. La población en África crecerá en un 50 por ciento en los próximos treinta años, mientras que sus economías apenas crecerán un 30, lo que significará un Continente todavía muy pobre, para al menos la próxima generación. En definitiva unos datos para considerar y analizar y tomar decisiones geoestratégicas, políticas y empresariales, que sin duda determinarán nuestro futuro y el de nuestros hijos.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.