Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Brexit: The Rock

Si Augusto Ferrer-Dalmau volviese a retratar a don Diego de Salinas mirando las aguas del Estrecho de Gibraltar sobre su caballo, el único que por aquel entonces le brindaba sumisión, ¿dirían sus ojos lo mismo?. Probablemente la melancolía no desapareciese de ellos, sin embargo, apuesto a que habría algo más. A fin de cuentas, ochenta soldados, ciento veinte cañones y trescientos milicianos (con la misma formación militar que trescientas amas de casa) ya no es la armadura con la que cuenta España.

No quisiera adentrarme en valoraciones sentimentales, que tan subjetivas son, y más éstas, las estimaciones de un español que habla de Gibraltar y al que algo se le remueve por dentro ¿por qué ocultarlo? Los hay que todavía amamos España y este tipo de asuntos nos conmueven; pero dejemos estas evaluaciones a los poetas, que, afortunadamente, también se encuentran entre las filas de los patriotas.

Reino Unido se ha mostrado a lo largo de su historia partidario de la prevención, o, al menos, así se nos ha vendido. En este sentido y, por ejemplo, cuando Argentina tomó las Malvinas, Thatcher ordenó de inmediato que se evaluara la situación en Gibraltar ante el temor de que España pudiera hacer lo mismo, dado el apoyo que la prensa española dio al ataque y estableció una “pequeña” presencia militar británica en Gibraltar. “Por si acaso”. Curiosamente, a las 48 horas del Brexit, el submarino nuclear Ambush llega a Gibraltar, dando la sensación de que el Ministerio de Defensa británico quiere perpetuar las tradiciones, asunto también de lo más anglosajón.

Sin embargo, el Ambush hace un aterrizaje por todo lo grande colisionando contra un buque mercante que navegaba en aguas del Estrecho próximas a Gibraltar, y uno no puede evitar preguntarse, ¿prevención o exhibición? ¿Quiere acaso una Corona demostrar fuerza a otra? En este momento, la excusa de “defensa europea” para justificar la presencia de este tipo de buques nucleares no es válida, por tanto, ¿debería España hacer algo al respecto? El peligro nuclear, inherente a este tipo de buques, tanto para la población como para el medio marino, es evidente.

España tiene buena voluntad, asunto del que no puede presumir Reino Unido. No nos dan apenas información sobre este tipo de actuaciones y la poca que facilitan es confusa y ambigua. España siempre se ha sometido a la jurisdicción de la ONU para resolver este obsoleto asunto territorial de las colonias, asunto del que no puede presumir Reino Unido. Además, y principalmente, España siempre se ha comportado como una nación civilizada en la resolución de conflictos. Sin embargo, creo que los españoles tenemos todo el derecho a sentirnos amenazados por este tipo de actuaciones británicas y, a modo de defensa no de ataque, España va dando pasos en los medios para impedir que este tipo de peligros asedien nuestra nación.

Si Gibraltar continúa siendo británico, esta Corona (así como sus aliados estadounidenses) detentarán una significativa presencia en el estrecho más transitado del mundo. Tal y como apuntó el ministro García-Margallo “concretado el Brexit Gibraltar pasa a ser un tema bilateral que se negocia exclusivamente entre el Reino Unido y España, y ya no en el contexto de la Unión Europea”. Si bien es cierto que los gibraltareños rechazaron en referéndum pasar a formar parte de la soberanía española, es más que probable que ante el abrumador 96% a favor de permanecer en la UE su postura cambie: al salir Reino Unido de la Unión, la frontera entre Gibraltar y España ya no sería de libre circulación.

¿Está Reino Unido, con sus demostraciones de fuerza militar, retando a sus propios civiles? ¿Pretende decirles que seguirán bajo su soberanía, quieran o no? Insisto en que no quiero entrar en valoraciones sentimentales que atañan al sentimiento de patria, me refiero exclusivamente a asuntos económicos y de mercado. ¿Pretende Reino Unido asilar “the rock” dejándolo anclado en un territorio geográfico más que diferente al suyo sin poder acceder al mercado de la Unión Europea?.

Confío plenamente en que la nación española no permitirá que este tipo de asuntos sucedan, así como en que no permitiremos ningún tipo de ataque, civil o medioambiental, por parte de un estado que no tiene derecho a sentir “necesidad” de defensa. España está muy por encima de anacrónicas e innecesarias resoluciones bélicas. (Rafael Romero Vera-Guglieri)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.