Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Un marino mexicano muerto y doce heridos en una emboscada de sicarios del cártel

En lo que ha sido el peor ataque del crimen organizado en contra de elementos de la Marina de México en los últimos años, sicarios de un cártel atacaron de manera coordinada y con alto poder de fuego a tres grupos del Primer Batallón de Infantería de Marina que opera en la ciudad de Nuevo Laredo, Tamaulipas, fronteriza con el estado norteamericano de Texas.

El ataque se produjo en las primeras horas de la madrugada del domingo 25 de marzo, cuando un convoy de la Marina que patrullaba calles relativamente cercanas a su base de operaciones fue atacado por sorpresa desde varios vehículos en movimiento, según la versión oficial de la Secretaría de Marina (Semar), que atribuyó el ataque a sicarios del Cártel del Noreste (CDN) que encabeza Juan Gerardo Treviño Chávez.

En esta primera emboscada, como la definió la propia Marina, tres elementos de infantería resultaron “gravemente heridos” y uno de los agresores fue muerto por los marinos al repeler el ataque en el que los sicarios. La segunda emboscada ocurrió cuando otro grupo de marinos acudió a auxiliar a los primeros heridos graves.

De acuerdo con versiones oficiales, los sicarios utilizaron armas de alto poder, ametralladoras Browning calibre 12.7 milímetros (.50) emboscar a los infantes de Marina que iban en apoyo de sus compañeros en una segunda salida de tropas navales hacia el punto de la agresión. La versión de la Semar indica que los marinos salieron de la misma Base de Operaciones que el primer grupo atacado e igualmente fueron recibidos con fuego nutrido desde varios vehículos.

Fue en la segunda emboscada en la que personal médico de la Marina acudía a rescatar a sus compañeros, cuando un Capitán de Corbeta cayó abatido por los sicarios, que hirieron a otros seis marinos. Esto ocurrió a unos 600 metros de la Base de Operaciones de la Marina en Nuevo Laredo.

La tercera agresión vino cuando un nuevo comando naval procedente de otra base salió a apoyar a los infantes heridos. Esta vez los marinos fueron escoltados desde el aire por un helicóptero Black Hawk artillado que disparó sobre los vehículos de los sicarios. En esta acción murieron tres atacantes y cuatro marinos resultaron heridos.

En la refriega una familia que viajaba en una camioneta quedó en el fuego cruzado de marinos y sicarios. Dos pequeñas menores de edad y su madre fallecieron en el tiroteo. El padre de las menores fue herido de gravedad, así como otra de sus hijas y una de sus tías.

La Marina indicó en un comunicado que lamentaba el fallecimiento de su oficial y agregó que “no cederá ante la amenaza de quienes lastiman a la sociedad y la seguridad de las familias” y anticipó que actuará con firmeza para detener la ola de violencia en esa ciudad fronteriza. El 26 de enero de este año el presidente de México, Enrique Peña Nieto, tuvo que cancelar una gira de trabajo a la ciudad fronteriza de Reynosa localizada también el estado de Tamaulipas, debido a los nivele de violencia de los cárteles de la droga que operan en esa entidad y que se tradujeron en ejecuciones, cierre de calles y bloqueos carreteros al igual que enfrentamientos con la policía local y con marinos y soldados.

Los cárteles de la droga lanzaron amenazas y decretaron “toque de queda” por su cuenta, advirtiendo a la gente que no saliera de sus casas durante dos días. Lo mismo sucedió tras las emboscadas contra la Marina, ya que el CDN difundió mensajes en redes sociales decretando toque de queda en la ciudad. (Jorge Alejandro Medellín)

Fotografías: Secretaría de Marina-Armada de México


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.