Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

López Obrador, candidato presidencial de México, propone construir dos pistas comerciales en un aeropuerto militar

El candidato opositor a la Presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador, desató una nueva polémica al anunciar que, de ganar las elecciones del próximo 1 de julio, frenará la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) que ya está en marcha.

En lugar de avalar la construcción del NAICM, Obrador dijo que la solución estaría en construir dos pistas de aterrizaje en los terrenos de la Base Aérea Militar Número 1 (BAM 1) de Santa Lucía, en el Estado de México, punto de partida de algunas de las más importantes y delicadas operaciones de despliegue y apoyo aéreo para el combate a la delincuencia organizada en todo el país.

López Obrador sembró la polémica durante su participación en un programa de televisión en el que fue cuestionado por periodistas y analistas de política acerca de lo que serán sus propuestas de campaña, la cual comenzará -para todos los contendientes- este 1 de abril. La construcción del NAICM fue aprobada por el presidente Enrique Peña Nieto y está en su primera fase de desarrollo. La obra fue asignada al Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) y se trata de un proyecto planeado a 30 años, con una inversión global de 6 mil millones de dólares que deberá generar al menos 1 millón de empleos directos e indirectos para mantener los niveles de ocupación laboral que hoy tiene el actual aeropuerto.

La primera etapa del NAICM involucra a seis empresas constructoras especializadas y también a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), que ya construyó una barda perimetral con sistemas de videovigilancia y control. El costo de esta obra fue de cerca de 2.000 millones de pesos (87 millones de euros).

La segunda obra que las Sedena está por concluir consiste en realizar “Adecuaciones para la incorporación de la subestación eléctrica, adecuaciones al camino (desvío) y obras inducidas”, con un costo estimado en 950 millones de pesos. En ambos casos la Sedena ya cobró por las obras hechas y en curso.

En su comparecencia televisiva, López Obrador -quien encabeza de manera contundente las encuestas rumbo a las elecciones de julio- adelantó que de llegar a la presidencia del país revisará de nuevo todos los contratos autorizados para el NAICM y buscará la forma de frenarlos, si es el caso, mediante recursos jurídicos.

El también fundador y dirigente del partido Morena (Movimiento de Regeneración Nacional) dijo que la solución en este caso sería la de construir dos pistas de aterrizaje en la Base Aérea Militar de Santa Lucía para ampliar las operaciones y resolver la situación del actual Aeropuerto Internacional “Benito Juárez”.

Obrador ha argumentado que la construcción del NAICM es inviable y riesgosa, porque se está haciendo sobre una auténtica gelatina de tierra, en una zona de alta sismicidad y en condiciones de dudosa transparencia. En respuesta, Sergio Alfonso Allard, presidente de la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero), ha rechazado por completo la postura del candidato Obrador, advirtiendo que no construir el nuevo aeropuerto sería un golpe fatal a la productividad y competitividad regional que México ha logrado con la actividad impulsada por el actual aeropuerto que genera cerca de un millón de empleos directos e indirectos.

Allard agregó que construir dos pistas en la base militar es inviable y podría ocasionar accidentes y situaciones de riesgo, además de dividir la actividad económica y comercial y retrasar o anular gran parte de la actividad turística que depende de la llegada y salida de aeronaves desde la Ciudad de México.

La BAM 1 de Santa Lucía fue construida en 1978 en una de las regiones del Valle de México que ocupó el Lago de Texcoco. La BAM es una instalación militar, pero ha sido usada ocasionalmente por aeronaves civiles que se han visto obligadas a realizar aterrizajes de emergencia.

Datos estadísticos avalados por la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) señalan que la BAM 1 “tiene una de las pistas de aterrizaje más largas en México (3.040 metros y 410 metros de umbral desplazado en la cabecera 22), es la pista más ancha de México (75 metros) y es la segunda pista aérea más cercana al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (la más cercana es la del Aeropuerto de Atizapán)”.

En la Base Aérea operan los escuadrones:

  • Escuadrón Aéreo 101, que opera aeronaves Bell 412, EC725 Cougar y UH-60M Black-Hawk
  • Escuadrón Aéreo 112, que opera aeronaves Bell 212 y MD-530F
  • Escuadrón Aéreo 301, que opera aeronaves C-295
  • Escuadrón Aéreo 302, que opera aeronaves C-130 y C-27J
  • Escuadrón Aéreo 303, que opera aeronaves Mi-17
  • Escuadrón Aéreo 502, que opera aeronaves B-727-264 Adv y Boeing 737-800 y 8MC
  • Escuadrón de Vigilancia Aérea, que opera aeronaves C-26 y Embraer 145
  • Escuadrón Aéreo Fototécnico, que opera aeronaves C-90

Los mandos de la Sedena y la FAM no se han pronunciado sobre el planteamiento de Andrés Manuel López Obrador de construir dos pistas comerciales en instalaciones de la BAM 1. (Jorge Alejandro Medellín)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.