Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Casi la mitad de la frontera entre Estados Unidos y México vigilada por UAV Predator

(defensa.com) Desde 2013, según datos divulgados por la agencia Associated Press, en el marco del programa de UAV destinado a prevenir la inmigración ilegal en áreas remotas de la frontera entre EEUU y México, con más de 3.000 kilómetros, de los que unos 1.000 están vallados, sobre todo en la zona de California,  se  han efectuado 10.000 vuelos que han cubierto un área de unos 1.500 kilómetros, principalmente en la frontera de Texas.  Desde Yuma, al oeste de Arizona, hasta la costa de Texas, hay grandes extensiones de desierto, peligrosas de cruzar y difíciles de vigilar con agentes sobre el terreno.

Según los datos de Associated Press, a mediados de 2012 EE UU ya se había gastado 250 millones de dólares en el programa de vigilancia con UAV en la frontera y contaba con nueve aparatos. Un estudio publicado por el Centro para las Políticas Internacionales (CIP), Grupo de Trabajo para Asuntos Latinoamericanos (LAWGEF) y la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), informaba por su parte, a finales de 2013, que  la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP), parte del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), contaba con siete aviones no tripulados Predator B desplegados a lo largo de la frontera entre los EEUU. y México. La Oficina de Fiscalización del Gobierno de los EE.UU. (GAO)  ya criticó entonces  la efectividad y el costo del programa, pero la presión política lo ha mantenido en marcha y con posibilidades de obtener un financiamiento aún más robusto.

Estados Unidos también cuenta con autorización de México para operar aviones no tripulados sobre su espacio aéreo y ha tomado parte en operaciones limitadas de inspección desde el año 2009, con algunos de los UAV siendo lanzados efectivamente desde el interior de México. Pero el DHS habría mostrado resultados mayormente desalentadores de las pruebas realizadas en el curso de los últimos años, aseguraba el documento, especialmente considerando el gasto de operar las plataformas, cuyo costo ha llegado a 3.234 dólares  por hora de vuelo según reportes elaborados por la GAO.

Los Predator desplegados en la zona portan cámaras de vigilancia pero no armamento, como los empleados en zona de conflicto. Fabricados por la estadounidense General Atomics Aeronautical Systems, ésta informaba el pasado mes de junio del primer vuelo de la versión de exportación de este UAV, el Predator XP,  en las instalaciones del aeródromo de Castle Dome, en el campo de pruebas del Ejército estadounidense de Yuma, en Arizona.
El vuelo duró 35 minutos y supone el comienzo de las pruebas de este modelo, que continuarán con la evaluación de los sistemas electroópticos de vigilancia, las comunicaciones vía satélite o la capacidad para aterrizar o despegar de forma automática.

Exteriormente presenta las mismas características del original, ya que tiene las mismas dimensiones, alcanza la misma velocidad, altitud y autonomía (hasta 35 horas). La diferencia principal del Predator XP es que no puede portar armamento aunque los sensores electroópticos originales también han sido sustituidos (se ha instalado un sistema electroóptico Star Safire 380-HD de FLIR Systems en lugar de la torreta Multi-Spectral Targeting Systems de Raytheon).

General Atomics ha desarrollado la versión XP del Predator para poder comercializar este vehículo aéreo no tripulado en aquellos países a los que el gobierno de los Estados Unidos no autoriza la venta de los sistemas originales debido al Régimen de Control de Tecnología de Misiles que limita la venta de determinados sistemas de alta tecnología fuera de los Estados Unidos o de sus aliados.

De esta manera, el fabricante espera aumentar las ventas del Predator, por encima de las aproximadamente 500 unidades ya en servicio principalmente en las Fuerza Armadas de los Estados Unidos y sus aliados como Reino Unido, Italia o Turquía.

La empresa podrá comercializar el sistema en mercados como Oriente medio, África, Latinoamérica o Asia, de hecho Emiratos Árabes Unidos es el primer cliente de esta versión ya que anunció en febrero del año pasado su intención de adquirir un número no publicado de estos UAVs por valor de 197 millones de dólares. Kazashtan anunció recientemente su intención de evaluar este sistema y para ello GA-ASI ha firmado un MOU con la firma de defensa estatal Kazakhstan Engineering (KE).

El coste de cada Predator XP está entre los 3 y 4 millones de dólares para la versión de exportación, aunque otras versiones como la de patrulla marítima pueden superar los 6 millones. Sin embargo el fabricante defiende que un sistema así es mucho más barato de adquirir y mantener que una aeronave tripulada específica.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.