Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Armada de Mexico incorpora el avión sin piloto Arcturus T-20

La incorporación de este sistema no tripulado de diseño y fabricación estadounidense, asumirá misiones, al menos inicialmente, de vigilancia para la protección y recuperación de una especia de cetáceo denominado vaquita marina y  el control de la pesca furtiva en el Golfo de California.  La adquisición y puesta en marcha del sistema es fruto de un acuerdo  marco de colaboración interinstitucional entre las secretarías de Marina (SEMAR), del Medio Ambiente y Recursos Naturales, así como de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.   La ceremonia de entrega e inicio de operaciones del Unmanned Aircraft Systems (UAS) Arcturus T-20 se efectuó el 28 de julio en las instalaciones del Sector Naval de Puerto Peñasco, Sonora. 

Este sistema de IntelligenceSurveillance and Reconnaissance (ISR), según afirma el SEMAR, tiene la finalidad de contribuir a la recuperación de la población de la vaquita marina y efectuar actividades contra la pesca furtiva del pez totoaba, así como apoyar el desarrollo y bienestar de las comunidades costeras del Alto Golfo de California (Puerto Peñasco, Sonora, y/o San Felipe, Baja Califonia). 

El sistema adquirido a la firma californiana Arcturus, el T-20, está compuesto por tres aeronaves con sensores de alta resolución, un vehículo como estación de control terrena móvil, un vehículo logístico, antena de control y antena satelital, un lanzador neumático para aeronaves, además de un vehículo para acondicionar el terreno de operación. Estamos ante una aeronave, que según cuenta el fabricante acerca su modelo T-20, que tiene 2,89 metros de largo y una envergadura alar de 5,36 metros, y un peso máximo de 84 kilogramos, y una magnifica autonomía de vuelo de hasta unas 16 horas, según su carga de pago (sensores). También se debería de mencionar se según se ve en las fotos facilitadas estamos ante una la la versión avanzada del citada UAS, la denominada JUMP, con capacidad de aterrizaje y despegue vertical, gracias a los cuatro motores adiccionales instalados sendos soportes situados bajo las alas.

Volviendo a lo manifestado por la SEMAR, el sistema fortalecerá la capacidad de detección al incorporar la capacidad de Patrulla Aérea Marítima para áreas específicas debido a la eficiencia en la vigilancia, bajo costo, flexibilidad en su empleo, movilidad y sigilo en su despliegue. El evento fue presidido por el Secretario de Marina, Almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, y el Secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Rafael Pacchiano Alamán. Al hacer uso de la palabra, el Almirante Vidal Francisco Soberón Sanz señaló que “hoy tenemos el gusto de atestiguar el inicio de operaciones del Sistema Arcturus T-20”. “Sistema de Vigilancia que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, a través de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente entrega a la SEMAR, como parte de los convenios firmados con anterioridad, para el reforzamiento de las capacidades de detección e intercepción de blancos de esta región”.  

Aseguró que “sin duda, emplear este tipo de tecnología, nos permitirá realizar un mayor número de operaciones a bajo costo, con mayor permanencia en el Golfo de California, además de una flexibilidad en su empleo y sigilo en su despliegue”. Por su parte, el Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales destacó que la conservación del patrimonio natural es una prioridad para la administración del Presidente Enrique Peña Nieto. El caso de la vaquita marina toma relevancia por tratarse de una especie endémica de México que enfrenta una amenaza de extinción. Durante el evento se realizó la entrega simbólica del componente de operación del UAS de manos del Licenciado Rafael Pacchiano Alamán al Almirante Vidal Francisco Soberón Sanz; posteriormente se llevó a cabo una demostración en vivo y explicación de la operación del citado sistema de la firma Arcturus. (Julio Maíz Sanz)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.