Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


Polikarpov I-15 “Chato”

El 13 de octubre de 1936, el mercante soviético Bolchevik desembarcó en el puerto de Cartagena 18 cazas Polikarpov 1-15 que fueron seguidos, el día 16, por otro cargamento de siete más transportado por el buque español Lavamendi. Otros siete dejó en Alicante el carguero soviético Georgi Dimitrov, el día 23 del mismo mes. Estos 32 cazas, que eran el número habitual de dotación en una escuadrilla soviética, fueron llevados a Los Alcázares, donde bajo la supervisión de técnicos soviéticos, llegados el 10 de septiembre, fueron montados y puestos a punto.

En Bilbao, el 15 de noviembre, el vapor ruso A Andrev desembarcó otros 15 1-15. Y a lo largo del año 1937 se recibieron un total de 93 nuevos aviones que completaron los 140 Polikarpov entregados por la Unión Soviética, pues a partir de ese año comenzó la construcción en España de este magnífico caza en las fábricas levantadas en Alicante, Reus y Sabadell, de donde salieron un total de 287 unidades. Terminada la guerra continuó la producción, pues existía un depósito de más de 200 motores, permaneciendo en servicio hasta 1950.
Se formaron dos escuadrillas de 31 aviones a finales de octubre de 1936 con todos los pilotos y personal de tierra rusos a excepción del francés Darry y el español Lacalle, al que el 7 de diciembre se uniría Roig. La primera escuadrilla, mandada por Richagov (alias Palancar), tenía su base en un campo en las proximidades de Algete y la segunda, cuyo jefe era el denominado Casimiro, se encontraba en Alcalá de Henares.
La entrada en combate de estos aviones, el 4 de noviembre, significó el comienzo de la batalla de Madrid con choques diarios, hasta la llegada de los 1-16 Mosca, el 15 de noviembre, que permitieron un respiro.
Los Chatos, que así fueron llamados los 1-15 por la gran carena de su motor, actuaron en todos los frentes con gran eficacia, y muchas veces llevaron a cabo misiones de asalto como en Guadalajara, al mando de Lacalle. Con el paso del tiempo, los pilotos soviéticos fueron sustituidos por españoles formados en la URSS
El número de código de los recibidos directamente de la URSS fue CCy el de los construidos en España CA.
Nikolai Polikarpov, joven y brillante ingeniero aeronáutico ruso, proyectó en 1933, basándose en su anterior realización, el biplano monoplaza 1-15, que voló por primera vez en el mismo año, demostrando que era uno de los mejores cazas de la época. Puesto en producción rápidamente, entró en servicio en 1934, alcanzando una fabricación total superior a los 500 ejemplares.
Avión muy robusto de construcción metálica con la parte posterior del fuselaje entelada, estaba propulsado por un motor ruso M-25B derivado del Wright Cyclone, de nueve cilindros radiales, refrigerado por aire y 775 CV de potencia, con hélice bipala metálica. Su envergadura era de 9,75 metros, la longitud de 6,30 m. y la altura de 2,92. Contaba con un peso en el momento del despegue de 1.420 kg. Con un techo operacional máximo de 10.400 m. desarrollaba una velocidad de 310 km/h., siendo la de aterrizaje de 100 kilómetros/hora. En cuanto a la autonomía, era de 725 km.
Estaba armado con cuatro ametralladoras montadas a través del motor y sincronizadas con el paso de la hélice. Podía además cargar dos bombas de 5 kg. y dos de 12kg. en los planos inferiores, portando una dotación de 750 cartuchos para cada una de las ametralladoras. Era un avión muy acrobático y con una velocidad ascensional increíble para la época, resultando un rival peligrosísimo para sus adversarios, condición que no perdió durante toda la guerra civil española.

 

(Texto y dibujos de Juan Abellán)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.