Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

POLIKARPOV 1-15 “CURTISS”

Los primeros 1-15 capturados por los nacionales fueron cuatro que se encontraban abandonados en el aeródromo de Carreño (Gijón) el 21 de octubre de 1937. Era todo cuanto quedaba de las expediciones enviadas desde la zona central en socorro de la zona norte, pues el resto, con su reconocida bravura, habían desaparecido ante el acoso de la Aviación contraria. 

De estos cuatro, dos se encontraban muy averiados por lo que fueron desechados, poniéndose los otros dos en vuelo.  Más tarde, durante la ofensiva de Aragón de marzo de 1938, se encontró en Alcañiz otro 1-15 intacto. 
Estos tres aviones recibieron el código 2W, distinguiendo esta letra a los aviones cogidos al enemigo, siendo matriculados como 2W-1, 2W-2 y 2W-3. El primero de ellos, que fue destinado por el Servicio de Recuperación del Estado Mayor a la Exposición de material de guerra tomado al enemigo, celebrada en el Gran Kursaal de San Sebastián a partir de agosto de 1938, era el antiguo nº 19 de la Aviación republicana, capturado en Alcañiz. 
El 2 de noviembre, después de un duro combate sobre el Ebro, aterrizó en la base de La Cenia un 1-15 matriculado CA -108, pilotado por el sargento Arranz que había decidido pasarse. 
Durante la ofensiva de Cataluña de diciembre de 1938, en Balaguer fueron cogidos dos Katiuskas, un Natacha, un G-P-1 y dos 1-15 de la 2 escuadrilla, cuyo emblema era un pingüino y sus matriculas CA -87 y CA -121.  
Al terminar la campaña, con la victoria nacional y alcanzar el 10 de febrero de 1939 la frontera francesa, se logró un extraordinario botín de 200 aviones 1-15 entre aparatos en vuelo y en montaje. 
En los últimos días de la guerra, el 29 de marzo de 1939, aterrizaron en Barajas, ocupado escasamente unas horas antes, nueve 1-15 al mando de Joaquín Calvo y el 30 del mismo mes se encontraron en los aeródromos de Alicante y San Javier cinco Chatos abandonados: CA-230, CA -231, CA -232, CA -235 y CA -236. 
También en talleres de Alicante, en condiciones de vuelo y dispuestos para la entrega, aparecieron otros doce 1-15, pertenecientes a la última remesa de Chatos/Curtiss fabricados en la zona republicana. 
Hasta ese momento, y dejando de lado los que se encontraban en los talleres de Sabadell, eran 77 el total de 1-15 capturados, de los que sólo 27 estaban en estado de volar y seis eran baja definitiva por accidente. 
Dado lo elevado de su número, se abandonaron las siglas 2W y se asignaron al Grupo 8, pasando el indicativo anterior a los I-15B Superchatos.  
En el Desfile de la Victoria, del 19 de mayo de 1939 en Madrid, dieciocho 1-15 Chatos, que los nacionales llamaban Curtiss por un error de identificación que databa de 1936, pintados con los nuevos colores, desfilaron impecablemente entre sus antiguos rivales Fiat CR-32 y Heinkel He-51. 
Después, dejando los Grupos de Caza, con harto sentimiento de sus pilotos, pues eran, sin discusión, los más acrobáticos de los biplanos, pasaron a formar parte del Grupo de Cadenas 1-G-2 sustituyendo a los He-51, que integraron el 4-G-2. 
En julio de 1939 desaparecieron los Grupos de Caza y Asalto y estos 1-15, junto con cuatro de los huidos a Orán, se agruparon en los Regimientos de Asalto números 32 en Rabasa (Alicante) y número 33 en Vaillanuba con su nueva nomenclatura de A -4. . 
(Texto y lámina de Juan Abellán) 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.