Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Fiat CR-32 «Chirri»

Era éste un sesquiplano de estructura metálica tubular con revestimiento mixto y patas del tren de aterrizaje independientes. Diseñado por Claudio Rosatelli para la Fiat, apareció en 1933 derivado del CR-30, siendo el continuador, en la Regia Aeronautica, de la fórmula biplana. Realizó su primer vuelo el 28 de abril de 1933 y a partir de esa fecha fue construido en número superior a las 1.200 unidades, convirtiéndose en el principal exponente de la caza italiana al iniciarse la SGM.

Montaba un motor Fiat A-3ORA, de 600 CV de potencia, que accionaba una hélice bipala de aluminio de paso ajustable en tierra, con la que alcanzaba velocidades del orden de los 356 kilómetros por hora, verdaderamente altas para la época.
Inicialmente, el Chirri estaba armado con dos ametralladoras fijas Breda-SAFAT de 12,70 mm o dos Vickers de 7,62 mm., montadas sobre el capot y tirando a través del arco de la hélice. Más adelante este armamento fue aumentado por la adición de otras dos ametralladoras de 7,7 mm en el ala inferior, que dio lugar al CR-32 bis.
El CR-32 Chirri, aparte de en la Regia Aeronautica italiana, sirvió también en las fuerzas aéreas de Austria, China, Hungría, Paraguay, Venezuela y, naturalmente, España, donde alcanzó su máxima fama durante el período de la guerra de 1936-1939.
El 14 de agosto de 1936 llegaron a Melilla los doce primeros Fiat CR-32 Chirri, en su versión quater, empleados en España, trasladándose tres día después cinco aparatos a Tablada. Casi inmediatamente comenzaron a intervenir en combate, aunque de forma no muy brillante por la falta de instrumentación, mapas aéreos de la zona, malos campos, etcétera. El 31 de agosto dos Fiat se encuentran con un Fury y dos Niuport, siendo derribados y muriendo el gran piloto italiano teniente coronel Mónico.
Al principio estos aviones estaban pilotados por oficiales de la Regia Aeronautica pero pronto pilotos españoles se fueron haciendo cargo de los mismos. El 7 de septiembre de 1936 se incorpora el comandante Joaquín García Morato, que había combatido con los Niuport primero, y, después, con los Heinkel-51. El día 15 llegan Ángel Salas Larrazábal y Julio Salvador, comenzando a formarse la Patrulla Azul que va adquiriendo independencia hasta que, con la llegada de nuevos pilotos, se constituye primero una escuadrilla y más tarde el Grupo 2-G-3 que, con los de bombarderos y aviones de asalto, dio lugar a la Brigada Hispana.
Tras los primeros reveses, poco a poco, se van utilizando los cazas de forma más racional, alcanzándose un dominio del cielo frente al numeroso material francés y a los restos de la aviación de anteguerra a medida que las fuerzas nacionales avanzan hacia Madrid. Ante la llegada masiva de los cazas rusos 1-15 e 1-16 esta superioridad se pierde, no recuperándose hasta la batalla del Jarama en la que la Patrulla Azul, con García Morato al frente, irrumpe entre gran cantidad de enemigos para tratar de proteger a sus bombarderos. Este acto heroico arrastra a todos los pilotos italianos, en ayuda de sus compañeros españoles, a una pelea de perros de la que salen victoriosos y que le vale a García Morato la Cruz Laureada y la superioridad aérea a la Aviación

Durante toda la guerra, los Chirris se ven envueltos en numerosos combates en los que la pericia de sus pilotos y las magníficas características y fortaleza del avión se miden con la mejor calidad de los aparatos enemigos, que no dejaron de presentar un sañudo combate hasta el final. A lo largo de estos enfrentamientos cosecharon más de quinientas victorias y sufrieron 73 pérdidas, entre las que se cuentan las de Bermúdez de Castro y Carlos Haya, muertos, y el capitán Julio Salvador Díaz Benjumea, derribado y hecho prisionero en la batalla del Ebro.
Terminada la contienda, la Hispano Aviación de Sevilla fabricó, en 1940 y 1941, una serie de 100 Fiat CR-32 con la denominación de HA -132 L que portaron en el Ejército del Aire lo numerales comprendidos entre el 3-293 y el 3-392, pero ya era un avión totalmente desfasado.
El dibujo adjunto representa a una pareja de Fiat CR3 2 Chirri del Grupo 2-G-3 de la caza nacional atacando a tres Ocas.

 (Texto y dibujos de Juan ABELLÁN)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.