Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Los distintivos del Arma Submarina española (en la guerra, 1930-1939)

Al almirante D. Augusto Miranda y Godoy, en su primer periodo como ministro de Marina (desde el 27 de octubre de 1913 hasta el 10 de junio de 1917), se le debe el que España incorporase los primeros submarinos a una Flota que estaba intentando, poco a poco, renacer de sus cenizas tras el aún reciente descalabro sufrido por la Escuadra en aguas ultramarinas. El almirante Miranda, personaje cuyo nombre llevó un destructor, logró que se promulgara la Ley de 17 de febrero de 1915, conocida como “Ley Miranda”, a consecuencia de la cual se creó en España el Arma Submarina. En los ochenta años transcurridos desde entonces, 39 submarinos han prestado sus servicios a la Armada, de los que 8 aún lo siguen haciendo. En todo ese tiempo, varios fueron los emblemas que los submarinistas han lucido sobre el lado derecho de su pecho debido, sobre todo, a los cambios de régimen político. He aquí los que pudieron verse durante los años de la Guerra Civil.

Foto núm. 1: BANDO NACIONAL. Al estallar la contienda, todos los submarinos quedan bajo el poder de la República y la parte contraria emprende distintas gestiones cerca de los Gobiernos de Alemania y de Italia para conseguir la cesión, o la colaboración de algunos submarinos. Como consecuencia de ello, submarinos alemanes efectúan misiones de guerra contra intereses republicanos (por ejemplo el submarino español C-3 resultó torpedeado y hundido frente a Málaga por el U-34 al mando del capitán de corbeta Harald Grose), y submarinos italianos lanzan ataques contra buques españoles (torpedeamiento del crucero Miguel de Cervantes en aguas de Cartagena, que lo deja inútil para el servicio durante gran parte del resto de la contienda, entre otras acciones). Los submarinos alemanes siempre actuaron bajo bandera y mandos alemanes, no así los italianos, que desplegaron bandera española (roja y gualda) y dotación mixta, española e italiana. Estos submarinos, fueron conocidos como submarinos legionarios, y sus dotaciones llevaban el emblema del Tercio. Al acabar la guerra, dos de estos submarinos, prestaron servicio en la Armada Española hasta 1959 en que fueron dados de baja de las listas de la Armada. Se trataba del Archímede y del Torricelli que trocaron sus nombres por los de General Mola y General Sanjurjo, respectivamente.


Foto núm. 2. BANDO REPUBLICANO. Ante la falta de mandos para los submarinos, el Gobierno de la República hizo gestiones con la URSS, que envió algunos miembros de su Armada. Este fue el distintivo que usaron a bordo de los submarinos de la República Española, pero tan sólo durante el año 1938.

Foto núm. 3. BANDO REPUBLICANO. Este distintivo lo empleó la oficialidad soviética que no ostentaba mando a bordo.

Foto núm. 4. BANDO REPUBLICANO. Emblema que identificaba al personal subalterno soviético. Como nota curiosa, cabe observar que en todos los emblemas del personal soviético, el submarino “mira” a la izquierda, es decir, enseña su banda de babor.


Foto núm. 5. BANDO REPUBLICANO. Por Orden Ministerial de fecha 11 de mayo de 1938, se crea el Correo Submarino, para enlazar los puertos de la España republicana con Menorca, la única isla del conjunto balear todavía en manos del Gobierno. Se estableció una línea entre Barcelona y Mahón siendo el C-4 el encargado de los dos únicos viajes que tuvieron lugar entre los puertos citados. De Barcelona zarpó para Mahón el citado submarino a las 20:00 horas del 12 de agosto de 1938, llegando al día siguiente. De Mahón zarpó para Barcelona a las 22:00 horas del 17 del mismo mes y año. Correos utilizó en el viaje, tanto en un sentido como en otro, solamente dos sacas que contenían un total de unas trescientas cartas, a cargo del funcionario del Servicio de Correos, D. Tomás Orós Gimeno. Este emblema bordado al efecto, iba cosido en una de las dos sacas. En la parte inferior pueden verse las letras C y S, que significan Correo Submarino. Entre ellas, figura un sobre de correspondencia.

Texto: Diego Quevedo Carmona 
Emblemas: Colección de José Aguilar Hernández

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.