Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Carro rápido BT-5 de la URSS 1932

El 30 de diciembre de 1929 una comisión especial encabezada por el director de Mecanización y Motorización del Ejército rojo, Igor A. Khalepski, y por el comisario para la Industria destinada a la Defensa, D.F. Budniak, inició una gira por Europa y Estados Unidos destinada a inspeccionar todos los vehículos blindados en proceso de diseño o en período de pruebas, con objeto de seleccionar los que se adaptasen mejor a las nuevas necesidades tácticas del Ejército ruso. Entre los que fueron estudiados, los miembros de la comisión se vieron muy favorablemente impresionados, en los Estados Unidos, por un nuevo diseño que presentaba la peculiaridad de poder desplazarse indistintamente sobre cadenas o sobre los rodillos de rodaje, debido a J.W. Christie.

Este ingeniero americano, con fama de chalado en su propio país, fue, con más visión de futuro, muy admirado en la Unión Soviética, hasta el punto de que llegaba a considerarse a nivel oficial que “era una pena que hubiese nacido en el campo imperialista y como consecuencia no tuviese la oportunidad de desarrollar al máximo sus ideas “. Incluso Tukhachevsky propuso a Stalin, en alguna ocasión, ofrecer una gran cantidad de dinero para que el ingeniero americano desarrollase sus ideas sobre carros de combate en Rusia.
Como consecuencia del interés despertado por este vehículo se compraron dos ejemplares que fueron sometidos a períodos de ensayos intensivos en los polígonos de pruebas situados en Voronezh. La denominación por aquel entonces era la de origen americano Christie Mod 1931 (T-3), aunque cuando el vehículo entró en producción en serie, como consecuencia del éxito que tuvieron las pruebas con los dos que se compraron en América, la denominación se cambió por la BT, iniciales de las palabras rusas Bystrochodn ya Tankov, cuyo significado es el de carro rápido, ya que en efecto, aunque este ingenio ha sido clasificado, a veces, en la categoría de los medios, dentro del Ejército soviético tenía una clasificación particular y que definía perfectamente su misión dentro del concepto de carro rápido en coincidencia con las teorías de Sir Basil Liddell Hart, que preconizaban la utilización de los carros para la ruptura y explotación del éxito.
Una de las características de estos carros era la de poder desplazarse de forma convencional, por medio de orugas y sin ellas, colocando una cadena de transmisión, similar a la de las bicicletas, entre la rueda motriz y el último rodillo. El guiado, en esta condición, se realizaba por medio de un volante, ya que las dos ruedas delanteras tenían una dirección similar a la de los camiones, mientras que sobre orugas se dirigía por el método clásico de freno y embrague.
Como cuando el vehículo se desplazaba sobre sus ruedas, el último eje soportaba solamente un tercio del peso total del carro, el esfuerzo de tracción del motor era menor, el desplazamiento de esta forma sólo representaba ventaja sobre carreteras pavimentadas y en tramos cortos, ya que en terrenos abruptos las ruedas motrices se hundían en el terreno y patinaban, limitando ampliamente su utilización. El cambio de una modalidad a otra se realizaba en 30 minutos. Los modelos que se fabricaron en la Unión Soviética estaban simplificados con relación a los que se compraron en América, por lo que se refiere a su complejidad mecánica, ya que por ejemplo la suspensión americana tenía una doble pared para alojar los órganos de la misma, mientras en el ruso no. En el modelo americano se hacía uso extensivo de la soldadura por arco eléctrico, estando el ruso remachado en la unión de los distintos elementos y placas de blindaje.

Las variantes fabricadas fueron bastantes, incorporando cada una sucesivas mejoras, que fueron puliendo el diseño original hasta dejarlo en condiciones de cumplir óptimamente su misión. Las denominaciones de las mencionadas variantes fueron BT-1, BT-2, BT-3, BT-4, BT-5, BT-6 y Br- 7 último de la familia.
El BT-5, representado en la lámina adjunta, fue uno de los modelos más difundidos entre todos los construidos.
Hacia el final del año 1932 fueron dictadas por el Ejército soviético unas especificaciones para un nuevo modelo de la serie BT que debía reunir, entre otras, las características de un nuevo cañón más potente, ametralladora coaxial, instalación de radio y una torre más espaciosa para la tripulación. Además se preveía la mejora de la movilidad con la adopción de un nuevo motor desarrollado en Rusia, dando lugar al nacimiento del modelo 5. El cañón instalado era de calibre de 45 mm., desarrollado a partir de un c/c. que lanzaba un proyectil perforante con velocidad inicial de 716 m/s. y alcance efectivo de 500 m., lo que le confería una potencia de fuego superior a la de cualquier carro ligero y a la mayoría de los medios al comienzo de la SGM. El motor instalado era un motor de aviación de doce cilindros denominado M-5 adaptado para su uso en carros y diseñado en la Unión Soviética.
La torre era cilíndrica en los primeros modelos del carro aunque posteriormente se le añadió la extensión típica de la parte trasera en la que a veces se instaló una ametralladora para defender el carro de los ataques de la infantería por detrás, torre adaptada también a la serie de carros ligeros T-26 y que contaba con dos telescopios periscopios en el techo. Una nueva mejora fue el montaje de una suspensión reforzada por barras de torsión de mayor diámetro. El blindaje, sin embargo, fue mantenido con los mismos espesores de las series anteriores. Existió una versión de mando con una instalación de radio, cuya antena estaba colocada alrededor de la torre formando una especie de barandilla. Adicionalmente se diseñó una versión armada con un cañón de 76,2/16,5 mm., destinada a actuar como artillería de apoyo de los carros de asalto.
En cierto modo el BT-5 comenzó a materializar lo que años más tarde sería el mítico T-34. Desde el año 1932 que entró en producción hasta el año 1941 que comenzó a ser sustituido por los T-34 fue el carro normalizado de las fuerzas acorazadas rusas.
El BT-5 intervino en la guerra española a partir de 1937, siendo con mucho el mejor carro de esta contienda, resultando muy apreciado por ambos bandos. No está claro el número de vehículos enviados a España, aunque la mayoría de las fuentes coinciden en una cifra próxima a 100, que inicialmente se integraron en el Regimiento de Carros Pesados del Ejército popular.  El vehículo representado es uno de los varios que fueron capturados y luego sirvieron con las Fuerzas Nacionales, pintado en color verde oliva oficial del Ejército ruso y con la bandera nacional para reconocimiento de las fuerzas propias.
Características:
Longitud: 5,43 m.; anchura: 2,19 m.; altura: 2,34 m.;
motor: motor de aviación M-5 de 12 cilindros, 359 CV a
2.300 r.p.m. y refrigerado por agua; armamento: cañón de
45 mm., ametralladora de 7,62 mm.; blindaje: placas de
acero de 10 a 13 mm.; tripulación: tres hombres..

 

Texto y dibujo Rafael Treviño


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.