Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

X-2: Japón presenta su avión de combate de quinta generación

En las instalaciones de Mitsubishi Heavy Industries ha tenido lugar la presentación del X-2, conocido antes como ATD-X (Advanced Technological Demonstrator-X), un demostrador tecnológico de avión de combate de quinta generación que se centra en la reducción de firmas, la alta maniobrabilidad y las más modernas tecnologías. Todo ello en un avión “a escala”, un 20% más pequeño que el avión definitivo.

A mediados de febrero tendrá lugar el primer vuelo de pruebas y a finales de marzo se entregará el avión al Ministerio de Defensa japonés y dará comienzo la fase de pruebas. De resultar exitosas, la producción podría comenzar en 2018. Hasta ahora el Ministerio de Defensa japonés ha invertido 332 millones de dólares en este aparato, en el que ha participado el Instituto Técnico de Investigación y Desarrollo del Ministerio.   El avión mide 14,2 metros de largo y tiene una envergadura de 9,1 metros y ha sido concebido como el sustituto del Boeing F-15 y del F-2, un avión derivado del F-16 de Lockheed Martin desarrollado en Japón con colaboración estadounidense. Se ha anunciado en varias ocasiones que el X-2 es realmente un demostrador tecnológico con el que se quieren experimentar varias tecnologías avanzadas.

Entre las características más destacadas están el diseño general con características stealth o de reducción de firmas, que recuerda por ello al F-22 estadounidense. Dispone de dos motores, doble timón de cola, entradas de aire disimuladas y sobre todo un sistema de empuje vectorial. Cada una de las salidas de los motores dispone de tres actuadores para variar la orientación del empuje, lo que genera gran maniobrabilidad.

También dispondrá de un radar de barrido electrónico (AESA) avanzado. En este sentido hay que recordar que Japón fue el primer país en desplegar uno de estos radares, en su F-2. Incluye también sistema de pilotaje digital del tipo fly-by-wire con uso de fibra óptica que asegura el control del avión incluso aunque sufra daños severos.

Los motores también son de nuevo diseño, se trata de los turbofan XF5-1 de la firma japonesa IHI, que permiten al avión desarrollar lo que se denomina supercrucero, es decir, vuelo supersónico sin recurrir a la postcombustión. Igual que el resto del avión, es un motor “a escala” que si da resultados positivos será construido a mayor escala, como el resto del avión. (José Mª Navarro García)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.