Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Saft firma un contrato para el suministro de pilas de propulsión de los torpedos F21

(defensa.com) Saft se ha hecho con un contrato de larga duración multimillonario para pilas electroquímicas de plata-óxido de aluminio (AgO-Al) para los sistemas PB-61 de propulsión de los torpedos F21de DCNS, el más avanzado en el mercado. La densidad energética de la electroquímica primaria AgO-Al activada por agua de mar suministrada por Saft ofrece la potencia necesaria para alcanzar la máxima velocidad en un alcance extendido, superior a los 50 km., y una velocidad máxima que sobrepasa los 90 km/h.

Las pilas de AgO-Al tienen un gran potencial, esencial para alcanzar una velocidad máxima y propulsar el torpedo de 1,6 ton., 6 m. de largo y 0,53 de diámetro a diferentes profundidades y sin ningún tipo de degradación. También alimentan el control electrónico de a bordo y de orientación.

La tecnología AgO-Al es única de Saft y fue desarrollada con DCNS específicamente para propulsar torpedos pesados y ligeros. Entrega hasta el doble de energía y potencia que las baterías convencionales de plata y zinc para la misma masa y volumen. Su célula sÓlo se activa cuando entra en contacto con el agua del mar –que actúa como electrolito-, lo que significa que es totalmente seguro para almacenamiento durante largos periodos en el interior de submarinos. Este contrato consolida los casi cerca de 30 años de relación entre Saft y DCNS y afianza a la primera como el líder mundial en baterías eléctricas para la propulsión de torpedos pesados y ligeros. Las pilas de plata-óxido de aluminio son exclusivas de Saft y ofrecen un rendimiento sin rival, fiabilidad y seguridad para aplicaciones en esas armas. En un contrato aparte, Saft también suministra baterías recargables de litio-ión a DCNS para alimentar torpedos desarmados de prácticas.

Foto: Torpedo F21.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.