Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El programa FORAN de SENER responsable del diseño del nuevo portaaviones británico

(defensa.com) El HMS “Queen Elizabeth”, el nuevo portaaviones británico recientemente puesto a flote, ha sido diseñado principalmente con el programa FORAN de la empresa de ingeniería española SENER. El “Queen Elizabeth”, el primero de una serie de dos portaaviones británicos, fue puesto a flote en el astillero de la empresa Babcock. El que es el nuevo buque insignia de la Royal Navy ha sido diseñado y construido por BAE Systems haciendo uso extensivo del programa FORAN.

Ha sido la primera vez que BAE Systems y Babcock Marine utiliza el software FORAN. Tras los buenos resultados obtenidos en una primera fase en 2006 para el desarrollo de un modelo temprano en 3D de la estructura del buque, FORAN fue elegido por dos filiales de BAE Systems ,BAE Submarines y BAE Naval Ships y por Babcock Marine, para las siguientes fases del diseño de los buques de la clase Queen Elizabeth, convirtiéndose desde entonces en su principal sistema CAD (Computer-Aided Design o Diseño Asistido por ordenador), CAM (Computer-Aided Manufacturing o Fabricación Asistida por Ordenador) y CAE (Computer Aided Engineering o Ingeniería Asistida por Ordenador)


Este proyecto se ha beneficiado de la apertura de la nueva oficina de SENER en Reino Unido y ha requerido de la adaptación del programa al gran número de usuarios (más de 1.000) y el gran volumen de datos. El FORAN es un sistema integrado para el diseño, producción e ingeniería de buques formado por varios paquetes principales, diferentes módulos comunes e interfaces con equipos de producción que permiten diseñar desde las estructuras de los buques y facilita la fabricación de los buques al permitir la interconexión con la maquinaria de corte.

Como informamos el pasado mes de julio, cuando fue botado, a finales de 2016 está previsto que el Queen Elizabeth II llegue a la que será su puerto, la HM Naval Base Portsmouth, donde está previsto que sea formalmente entregado a la Royal Navy en 2017. En la construcción del Queen Elizabeth II, de 65.000 ton. y 280 m. de eslora, han participado más de 8.000 personas pertenecientes a unas 100 compañías diferentes, incluidos cinco astilleros, donde se fabricaron diferentes bloques para el navío, además del citado de Rosyth donde se ha producido en un plazo de 33 meses, aunque el primer corte de chapa se remonta a hace casi 5 años.

El navío tiene capacidad para transportar 40 aviones de combate, que serán los modernos Lockheed Martin F-35 Lighting II, y helicópteros y dispondrá de una dotación de 679 personas que ascenderán hasta casi 1.600 si se incluye el personal del grupo aéreo embarcado y el Estado Mayor, cuando sea plenamente operacional en 2020. El costo de los 2 portaaviones está estimado en 7.440 millones de euros, que en contrapartida volverán a convertir a la Royal Navy en una Marina dotada de estos medios, tras las anticipadas bajas, debidas a los recortes de presupuesto, del HMS Ark Royal y  de la flota de aviones con capacidad de despegue vertical BAE Systems Harrier (J.N.G.)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.