Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Opciones de factoría española para la neutralización de drones

Un simple y barato RPAS, como el extendido dron chino de tipo Phantom  de poco más de 1.000 euros, puede ya armarse con una pequeña carga explosiva y ser lanzado contra un vehículo, como han demostrado los terroristas del Daesh recientemente en Mosul. Una de las prioridades del Ministerio de Defensa español, al igual que la de muchos de los aliados de la OTAN, es la de dotarse de un sistema anti-dron. Estamos ante un campo en continua evolución, en el que, a nivel nacional, se están desarrollando soluciones de tecnología punta, como las que presenta la firma  Drone Hunter y el denominado proyecto SEN&DES.

Muy recientemente, la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) ha adjudicado dos contratos a la empresa CIAC, basados en soluciones foráneas.  El contrato tiene como objetivo proteger a la Base “Gran Capitán” sita en Besmayah (Irak), actualmente la más amenazada en este campo, según los informes de la coalición que lucha en el país árabe, que destacan la cada vez mayor utilización por los terroristas del  Daesh de pequeños Remotely Piloted Aircraft Systems (RPAS) que cargan con explosivos, a veces un simple proyectil de 40 mm, con los que atacan a las fuerzas de la coalición que están liberando la ciudad de Mosul.

Estamos ante una necesidad creciente, que  todo apunta se extenderá a otros escenarios donde están presentes las Fuerzas Armadas (FAS) españolas. Del mismo modo, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado español, junto con el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras Criticas (CNPIC) buscan soluciones para protegerse contra drones.

En este campo, asistimos a una demostración de la marca Drone Hunter, que pertenece a la empresa española especializada en seguridad IPB Systems SL, que ha desarrollado un polivalente sistema para la detección y posterior neutralización, de ser necesaria, de los RPAS que se aproximen al blanco a proteger.

Estamos ante una tecnología en continuo progreso y sujeta a múltiples avances, por lo que hacen falta sistemas de múltiple espectro. Como pudimos comprobar, el Drone-Hunter  detecta rápidamente, mediante triangulación de sus sensores, a los drones mediante herramientas diferentes: audio, radiofrecuencia, escáner óptico y termografía.

Una vez detectado el dron, una de las opciones más útiles que ofrece el Drone-Hunter es su neutralización mediante un campo electromagnético que interfiera el sistema de enlace con sus operadores, además de localizar el punto desde donde se está operando. También permite, en algunos casos,  inhibir su señal y tomar el control del dron hostil para aterrizarlo. Otra opción es poder interceptar a un sistema previamente programado a un punto marcado en el GPS, que actualmente se puede fijar hasta en los modelos más pequeños, mediante la anulación de la señal que recibe el dron del sistema de posicionamiento. Además el Drone-Hunter está preparado para hacer frente a los ataques masivos, una amenaza que cada vez es más real, sobre todo debido al progresivo abaratamiento de sus costes de producción.  

Otro de los puntos claves del sistema es ser altamente modular, lo que permite configuraciones adaptables a cualquier necesidad y envergadura de proyecto. De hecho, desde el año pasado ya está instalando sus sistemas en empresas españolas. El Drone-Hunter ha sido tenido en consideración por parte de la DGAM a la hora de evaluar las tecnologías existentes en el mercado.

SEN&DES

Otra de las opciones que ofrece la tecnología española se forja en la colaboración entre empresas, también altamente especializadas en los temas de seguridad y los drones, lideradas por ASDT (Aerospace Security & Defense Technologies), que ha creado un servicio especializado en la defensa contra los drones denominado SEN&DES.

La tecnología de este sistema se basa en crear una burbuja en torno al objetivo a proteger, que detecta e interfiere selectivamente las comunicaciones impidiendo su operación a distancia (mediante operador) como función autónoma (como sería el caso de previamente programado mediante GPS o otros sistemas de geolocalización), sin afectar las comunicaciones civiles o militares, lo que se definiría como inhibición selectiva.

Aunque existen varias versiones del sistema SEN&DES, hablamos en general de un sistema que consta de un conjunto de amplificadores de frecuencia capaces de generar, de una forma totalmente automática, una onda portadora limpia de gran potencia mediante una antena multicanal. Además el sistema permite al operador una serie de funciones, que van desde la de disuasión de interrumpir toda la señal entre el dron y el operador, a las ya más resolutivas de interrupción total de las señal, a las de inhibición de la guía GPS o del sistema ruso GLONASS lo que evita la acción de RPAS previamente programados. Además existe un modo de inhibición total, que provoca la caída del aparato.

El sistema, que tiene tanto una versión fija como remolcable (en un vehículo estándar), emite con una potencia de salida de hasta 200 W por canal, tiene un alcance efectivo de hasta 2,4 kilómetros, además está diseñado para hacer frente a un ataque masivo de drones. También ha sido tenido en consideración por parte de la DGAM y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad españoles, además de otros posibles clientes estatales foráneos.  (Julio Maíz Sanz)

Fotografías:

  1.     Imagen de uno de los sensores del sistema Drone-Hunter de detección y neutralización de RPAS. Foto: Julio Maíz/defensa.com
  2.     Vista en la pantalla de como se localiza mediante triangulación un drone. Foto: Drone Hunter

Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.