Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El nuevo Plan de Indra incrementará las inversiones en Defensa y Seguridad

Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra, afirmó en su discurso en la Junta General Ordinaria de Accionistas de la compañía que “tenemos las bases para iniciar con éxito una nueva etapa. Estamos en un punto de inflexión en el que cerramos la etapa de reestructuración y se abre ante nosotros un campo de oportunidades para crear valor. Es un momento ilusionante para una empresa como la nuestra, en un sector tecnológico que está en el centro de interés de los inversores y de la sociedad en general”.

El presidente de Indra señaló que se empiezan a ver los resultados concretos de las acciones emprendidas en la compañía en los últimos años. Tras indicar que “durante 2016, Indra se ha fortalecido mejorando la rentabilidad y la generación de caja de sus negocios”, aseguró que “hoy somos una compañía más estable, más sólida y más rentable. Empezamos a estar en condiciones de elevar modestamente nuestras aspiraciones y plantearnos objetivos más ambiciosos para el futuro”.

Abril-Martorell indicó que “con la reestructuración acabada y la compañía avanzando en el rumbo correcto, creemos que es muy importante diseñar un horizonte estratégico a medio plazo para identificar nuevas fuentes de creación de valor para los accionistas”. En este sentido, señaló que Indra presentará en otoño un nuevo Plan Estratégico que abordará los retos de los dos mercados y tipos de negocio de la compañía: T&D (Transporte y Defensa) y TI (Tecnologías de la Información).

En relación con Defensa y Seguridad, aseguró que “existe un importante terreno de crecimiento y mejora en un negocio fundamental para el presente y el futuro de Indra. El reto es aprovechar el fuerte potencial de crecimiento y las perspectivas positivas del contexto geoestratégico. El objetivo es la modernización y mejora de nuestras capacidades operativas y comerciales para profundizar en los cambios ya realizados y seguir impulsando nuestra actividad en este nuevo ciclo”. El reciente nombramiento de un nuevo Director del mercado con un perfil altamente tecnológico y digital “nos permite encarar los nuevos retos estratégicos de este mercado con perspectivas de éxito”, afirmó.

El presidente de Indra destacó el proceso de transformación de Defensa y Seguridad iniciado por la compañía en 2016, que contempla un completo programa de iniciativas orientadas a modernizar el modelo comercial, de gestión y de estrategia de fabricación, y recordó que en septiembre de 2016 se incorporó a Indra un nuevo responsable de producción para aplicar mejores prácticas industriales, de cadena de suministro y de lean manufacturing.

Abril-Martorell añadió que en el contexto del nuevo Plan Estratégico “también se contempla un incremento global de las inversiones en Defensa y Seguridad y, en especial, en aquellas tecnologías que reforzarán nuestro liderazgo en radares, en defensa electrónica y en mando y control”.

Respecto al mercado de TI, “donde se han llevado a cabo profundas medidas de transformación, la reflexión debe ayudarnos a consolidar las mejoras, seguir avanzando en elevar la rentabilidad y la eficiencia, y a enfocar estratégicamente el negocio hacia las áreas de mayor valor y crecimiento”, señaló.

En este escenario de creación de valor, afirmó que “la adquisición de Tecnocom supondrá un impulso fundamental para Indra si ejecutamos bien su integración”, destacando que ya se están desplegando las primeras fases de la integración de las estructuras corporativas y de negocio.

El presidente de Indra recordó que la adquisición de Tecnocom conlleva una mejora significativa del apalancamiento operativo de la compañía, y un elevado potencial de sinergias operativas y de ingresos, derivadas del mejor posicionamiento competitivo en términos geográficos, de base de clientes y de oferta.

Transformación combinada con crecimiento

Abril-Martorell repasó las acciones llevadas a cabo en 2016 para transformar la compañía. Respecto a las relacionadas con el plan de reducción de costes y mejora de la competitividad de Indra, destacó que la reestructuración y optimización de la organización “ha permitido recuperar  parte de la competitividad perdida y mejorar gradualmente los márgenes en geografías como Latinoamérica”. En relación al portafolio de productos y soluciones, indicó que “hemos elaborado planes de transformación que nos permitan avanzar en todos los procesos de estandarización y paquetización de nuestras soluciones end-to-end y el impulso de nuestros productos propios, tanto en los mercados de Transporte y Defensa como en los de Tecnologías de la Información”.

“Al tiempo que finalizamos la fase de reorganización, saneamiento y mejora estructural de nuestra eficiencia, apostamos por explotar el potencial de crecimiento de nuestros negocios”, afirmó el presidente de Indra. “Junto a los negocios tradicionales, mantenemos el máximo foco y esfuerzo en la fase de despegue y consolidación de Minsait, la unidad de negocio de Indra que aglutina las soluciones de tecnología y consultoría en el negocio de la Transformación Digital, que ocupa un lugar destacado en la agenda estratégica de todos nuestros clientes”.

Abril-Martorell añadió que Minsait “está desarrollando una amplia cartera de soluciones de negocio, un modelo propio de venta y entrega orientado a la generación de impacto, y  construyendo un expertise específico en temas de tanto potencial como la ciberseguridad, el Big Data, Internet of Things o la Industria 4.0”. Esa combinación del conocimiento de la industria, el conocimiento del cliente, y el dominio de las diferentes tecnologías digitales “debe permitir a Indra (con la adecuada colaboración entre unidades y mercados) multiplicar su capacidad para llegar a nuevos clientes y proyectos, llegada que se podría acelerar con oportunidades inorgánicas que encajen en nuestra estrategia y enriquezcan significativamente nuestra oferta”.

Cambio cultural y un sistema robusto de Gobierno Corporativo

El presidente de Indra aseguró que las iniciativas desarrolladas en la compañía “sólo pueden ejecutarse y culminarse con éxito si se produce un cambio cultural que consiga impulsar nuevos principios, valores y formas de proceder”. Y señaló que, en este punto, Indra seguirá poniendo el acento en “orientar nuestro trabajo a incrementar la rentabilidad y a la generación de caja; impulsar el liderazgo tecnológico de nuestros productos y soluciones a través de nuestra renovada apuesta por la innovación; aspirar a la excelencia en la gestión y la máxima eficiencia operativa, para mejorar continuamente nuestra competitividad; cultivar una cultura de integridad, rigor y responsabilidad en la ejecución de proyectos, adecuada asunción de responsabilidades individuales y valoración compartida de los riesgos; y reconocer los resultados y el talento de nuestros empleados de forma diferenciada, proporcionándoles planes de carrera, formación y remuneración ajustada a su contribución objetiva”.

En esta línea, comentó algunas iniciativas desarrolladas, como la Universidad Corporativa, los Planes de Carrera, el plan de captación de talento junior, los nuevos mecanismos de gestión de riesgos de las ofertas y de control de ejecución de los proyectos “que nos han llevado a disponer de una cartera de proyectos de mayor calidad”, la creación de una unidad específica de gestión de riesgos con reporte directo a la Comisión de Auditoría del Consejo, o el impulso que ha vivido la cultura del Cumplimiento en Indra.

Abril-Martorell insistió en “la importancia capital que tiene para cualquier compañía el mantenimiento de un sistema robusto de Gobierno Corporativo”, y se refirió a las más recientes iniciativas adoptadas en Indra en esta materia, destacando el muy elevado grado de cumplimiento de las Recomendaciones de Buen Gobierno en la compañía.

Mejora de la rentabilidad en 2016

Javier de Andrés, consejero delegado de Indra, realizó un repaso de la evolución de la compañía en 2016, destacando que “ha podido revertir el deterioro de la rentabilidad sufrido en los últimos ejercicios”. En este sentido, resaltó el beneficio neto de 70 millones de euros alcanzado en el ejercicio 2016, frente a las pérdidas de 641 millones registradas en 2015.

De Andrés se refirió en su intervención a la mejora de la situación financiera de la compañía, destacando un Flujo Libre de Caja generado de 184 millones frente a los 50 millones negativos de 2015, y la importante reducción del apalancamiento de la compañía, con un recorte del 25% de la deuda neta.

El consejero delegado repasó los avances realizados por Indra en en el marco de su Plan de Transformación Operativa, orientado a conseguir una gestión de las operaciones más alineada con las prioridades estratégicas de la compañía.

Así, remarcó las iniciativas orientadas a facilitar una gestión más eficiente y ordenada del portafolio, las mejoras en eficiencia y competitividad del modelo de entrega y producción, y los avances de los mecanismos para valorar y gestionar los riesgos de los proyectos, tanto en fase oferta como en fase de ejecución.

Además, destacó la consolidación del nuevo modelo de funcionamiento entre las áreas geográficas, de negocio y corporativas, que mejora el control de las operaciones a la vez que fortalece y simplifica la capacidad de respuesta, y el profundo esfuerzo de reestructuración acometido en regiones estratégicas, particularmente en Latinoamérica y en especial en Brasil.

Los accionistas de Indra han aprobado las cuentas anuales y del informe de gestión del Consejo de Administración y han adoptado todos los acuerdos propuestos por el Consejo de Administración por una amplia mayoría.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.