Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Las nuevas pistolas Special Forces SFP9-SF

Muchas agencias policiales se dotaron en la década de los ochenta y noventa del siglo pasado con armas cortas con las que renovaron sus capacidades e incidieron en la adopción de modelos entonces novedosos. Hoy, casi tres décadas después, el entorno internacional, con una clara amenaza yihadista y con un entorno en el que la criminalidad se ha vuelto más hostil, son varios los departamentos de Policía que están buscando nuevos modelos de pistolas o que lo harán pronto.

En ese entorno en el que hay muchos clientes potenciales se mueven aquellas empresas del sector que son líderes. Ese sería el caso de la alemana Heckler & Koch que lleva produciendo armas largas y cortas mucho tiempo y que está consiguiendo en los últimos tiempos notables éxitos de ventas de diferentes modelos. Afianzando esa tendencia, introdujo en 2015 el modelo SFP9, recamarado al 9x19 milímetros Parabellum, que supone una ventaja en lo que a ergonomía se refiere -empuñadura muy elaborada y eje del cañón bajo para facilitar la realización de secuencias rápidas de tiro sin que se reeleve mucho el arma- e incorpora novedades como sus mecanismos basados en un concepto de simple acción con aguja lanzada que evita el clásico martillo exterior y se corresponde con lo que ahora está más en boga.

Al poco de presentarla, surgió la SFP9-SF (Special Forces) que es como comercialmente se denomina ahora a una gama que también comprende una opción, la SD, con cañón más largo que incorpora rosca para un silenciador. Ahora, a principios de marzo de 2017, coincidiendo con el salón Enforce Tac de Nuremberg, acaban de mostrarse dos nuevas variantes de la misma.

Una es la SFP9-SF PB (Push Button). Sus dimensiones son las normales: 186 mm de longitud, 33 de anchura y 137 de altura, siendo su peso con el cargador vacío de 710 gramos. En la misma lo que se ha hecho es transformar el concepto de liberación del cargador, pasando de las dos pequeñas palancas iniciales ambidiestras, que pueden ser difíciles de activar llevando gruesos guantes en las manos, a un diseño que las sustituye por un botón expulsor próximo al guardamontes. Así, solo presionándolo -lo cual puede hacerse fácilmente- el cargador vacío caerá al suelo por su peso y podrá ponerse otro en su lugar para continuar la acción que se esté asumiendo.

Más interesante es el cambio introducido en la también nueva SFP9 OR en la que se ha realizado un rebaje en la parte delantera de la corredera para fijar un pequeño módulo de puntería con un punto rojo que facilita la toma de miras, sobre todo en condiciones de luz adversa o cuando el blanco está especialmente próximo. Sus dimensiones son las mismas que la anterior, aunque el peso es mayor, 723 gramos. Ambas, como la básica, tienen un cargador donde se pueden situar quince cartuchos. (Octavio Díez Cámara)

Fotografías: 

  1. ·La versión inicial ha sido reformada transformando el sistema de liberación del cargador. Ahora está disponible con el concepto de botón pulsador más clásico. (Fotografía: Octavio Díez Cámara)
  2. ·Determinadas unidades requieren de pequeños visores de puntería para agilizar el encare en situaciones dinámicas propias del entorno urbano. (Fotografía: Octavio Díez Cámara)
  3. ·Se producen variantes con diferentes tonos de color en su armazón, para así poder satisfacer tanto a agencias policiales como a núcleos militares. (Fotografía: H&K)

Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.