Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Israel pondrá en marcha una licitación para la privatización de Israel Military Industries (IMI) por unos 650 millones de dólares

(defensa.com) La privatización de Israel Military Industries (IMI), está cada vez más cerca. El Comité Ministerial israelí aprobó durante la semana pasada el plan presentado por la propia compañía durante el mes de septiembre por el que se podría sacar a concurso a la firma israelí por unos 650 millones de dólares (478 millones de euros). La decisión se habría ratificado en una reunión el pasado 27 de noviembre, en la que tomaron parte sindicatos, la dirección del IMI y los ministros de Economía y Defensa, Yair Lapid y Moshe Yaallon.

Todavía restaría la confirmación del Parlamento en una votación que se llevará a cabo en diciembre. En el caso de que esta institución de luz verde a la privatización, el proceso completo podría durar en torno a un año y medio y dejaría al actual IMI dividido en dos empresas totalmente independientes.

Así, y como ya adelantó defensa.com durante el mes de septiembre, el borrador del proyecto de privatización que se presentó por la dirección de la compañía preveía un plan de prejubilaciones y venta de propiedades. Con todo ello, se confirmará la jubilación de más de 1.000 trabajadores (de un total de 3.000 que conforman la plantilla) junto con la venta de propiedades inmobiliarias valoradas en 700 millones de dólares (unos 515 millones de euros). De esta manera, parte de la actual IMI encargada de salvaguardar parcelas estratégicas de la defensa del país quedará en manos públicas con la denominación de IMI Systems y estaría totalmente liberada de la deuda contraída en las últimas décadas en unas nuevas instalaciones en el sur de Israel.

El ministro de defensa israelí, Moshe Yaalon, habría valorado positivamente la futura venta de la que es la firma de Defensa más antigua del país, ya que ello será de importancia “para la economía de Israel”. Además, el funcionario ha especificado que pese a que IMI fabricaba productos destinados a garantizar seguridad, su deuda “ya no se podía sostener”. Según algunas estimaciones, el coste total para Tel Aviv para hacer frente a todos los contratiempos económicos que supone la privatización y liquidación de la deuda podría superar los 1.000 millones de dólares (735 millones de euros).

En el caso de que la privatización llegase a buen puerto, se pondría fin a uno de los culebrones más reconocidos de la historia militar del país, que durante los últimos años no había podido poner de acuerdo a las autoridades israelíes. Ni siquiera el intento de fusión con Rafael Advanced Systems hace unos años logró camuflar la elevada deuda que había acumulado la compañía, situación que tomó mayor relevancia en el actual contexto de recortes presupuestarios que ha llevado a cabo el país en los últimos años.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.