Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Indra desarrolla un vehículo de reconocimiento NRBQ de última generación

Todos los datos que recogen los distintos equipos se centralizan en el sistema de gestión de información (LIMS) que porta el vehículo y se envían al centro de control mediante el enlace más conveniente (Satcom, Tetra, etc).

Asimismo, el vehículo dispone de una aplicación para monitorizar en tiempo real y georeferenciar los agentes contaminantes. Para ello fusiona la información recogida con datos que facilita la unidad meteorológica que porta. Este sistema permite realizar una primera estimación de hacia dónde y con qué rapidez se extiende la contaminación.

Los operadores disponen de un sistema de respiración autónoma y trajes de protección (nivel A) para realizar actuaciones fuera del vehículo. Pueden así recoger muestras a pie y señalizar la zona contaminada. Todas estas prestaciones convierten a este vehículo en uno de los sistemas más avanzados que pueden encontrarse en el mercado civil. Puede además adaptarse para que las Fuerzas Armadas de cualquier país puedan emplearlo, realizando simplemente algunos cambios en las características del vehículo.

Una solución prioritaria

La seguridad NRBQ y la detección de explosivos improvisados son dos de las áreas en las que los Ministerios de Defensa están destinando mayores esfuerzos en los últimos años. Indra es una compañía pionera en este ámbito, con más de 20 años de experiencia. Cuenta con sistemas de desarrollo propio, que cubren todas las fases de una amenaza: detección y alerta temprana, identificación de la amenaza, protección de infraestructuras críticas y descontaminación.

Una de las últimas soluciones desarrolladas por la compañía es el monitor de radiación Janus. Se trata de un sistema pasivo, y por tanto totalmente inocuo, capaz de detectar radiación gamma o neutrones en personas o vehículos. Es de aplicación en el control de residuos y materiales que entran y salen de zonas industriales, para asegurar que no están contaminados radiológicamente y evitar su propagación accidental. También se está empleando en fronteras, zonas portuarias y aeropuertos, para evitar el transporte no autorizado de sustancias radiactivas.

A esto se suma su experiencia en la aplicación de distintas tecnologías para contrarrestar ataques con artefactos explosivos improvisados (IED). La compañía ha suministrado a la Agencia Europea de Defensa (EDA) un laboratorio transportable que se está utilizando en Afganistán. También es pionera en el desarrollo de centros de mando y control de emergencias, que monitorizan y coordinan la actuación ante emergencias de cualquier tipo.

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.