Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Secretaría de Estado de Seguridad española creará en una Oficina de Coordinación Cibernética. El cibercrimen le cuesta a España más de 4.000 millones de euros al año

(defensa.com) En el acto de inauguración del Centro Global de Operaciones de Ciberseguridad, CyberSoc, de Deloitte, el secretario de Estado de Seguridad español, Francisco Martínez, ha impartido  una conferencia bajo el título “Ciberseguridad: una colaboración público-privada”, en la que ha destacado la importancia que tiene el intercambio ágil de información y la colaboración entre el sector público y el privado “para dar un respuesta coordinada a las ciberamenazas”.

Al referirse  al cibercrimen, ha mencionado un reciente estudio realizado por McAfee junto con el think tank Centre for Strategic and International Studies que estima el coste del cibercrimen y el ciberespionaje industrial en una horquilla que va desde el 0,4% al 1,4% del PIB mundial, lo que supone un coste para la economía planetaria que podría estar entre 300.000 millones de dólares y un billón de dólares anuales.

De acuerdo con esta estimación, para una economía como la española el coste del cibercrimen estaría entre los 4.000 y los 14.000 millones de euros. Por ello, ha afirmado que “no es de extrañar que exista una creciente demanda de servicios de ciberseguridad y que, en consecuencia, surjan iniciativas como la que hoy inaugura Deloitte”. “Uno de los aspectos más peligrosos de las ciberamenazas es que pueden pasar desapercibidas. Sólo hay una cosa peor que a una empresa le roben datos confidenciales y es que se los roben y no se dé cuenta”, ha advertido.

Tras subrayar que es importante que las empresas cuenten con sistemas  la prevención, detección y respuesta al cibercrimen, el secretario de Estado de Seguridad ha hecho hincapié en la ciberseguridad pública. En este sentido, ha afirmado que en la lucha contra el crimen organizado, España cuenta con equipos especializados y personal altamente cualificado de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía. A ello hay que sumar la creciente colaboración entre Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO), el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras Críticas  (CNPIC) y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Además, con vista a mejorar la coordinación y capacidad de respuesta ante incidentes de ciberseguridad, Francisco Martínez, que ha citado como principales objetivos prevenir la amenaza terrorista y la protección de las infraestructuras críticas, ha anunciado que en la Secretaría de Estado de Seguridad se creará próximamente una Oficina de Coordinación Cibernética.  

Respecto a la necesidad de que haya una “respuesta coordinada” entre el sector privado y público ante las cibernamenazas,  ha dicho que “en el sector de las infraestructuras críticas, el CNPIC e INTECO ya realizan esta función al ser receptores de las amenazas que detectan los operadores privados. De la misma manera, “las unidades tecnológicas del Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil –ha agregado- están abiertas a toda la información que les llega de los servicios de ciberseguridad de las empresas para poder dar una respuesta contundente ante los ciberdelitos”. “Será preciso –ha afirmado-  que colaboren las entidades públicas con las empresas privadas, que se formen clusters tecnológicos y de recursos humanos, que la investigación y la innovación fluya entre los centros privados y públicos. Sólo así se podrá dar respuesta a esta nueva e inquietante realidad del ciberdelito y el ciberterrorismo. La formación, la innovación tecnológica, la cooperación internacional y la colaboración público-privada serán claves para poder garantizar una mayor y más eficiente ciberseguridad”.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.