Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Proyecto X: La Gendarmería Argentina espía a civiles

Las pericias realizadas a los discos rígidos de las computadoras secuestradas durante un allanamiento al Centro de Reunión de Información de Campo de Mayo confirmaron que la Gendarmería realizó tareas de inteligencia contra dirigentes sociales, algo que viola las leyes de Seguridad Interior y de Inteligencia Nacional y que había sido negado por la ministra de Seguridad, Nilda Garré, cuando salió a la luz el llamado Proyecto X.

La información encontrada contiene una completa base de datos de los referentes sociales de los barrios carenciados, con sus direcciones, la actividad social que desarrollan, el grupo al que pertenecen, el poder de convocatoria que tiene cada uno de ellos. Se trata en muchos casos de dirigentes barriales que, según figura en los propios informes, tienen capacidad de movilizar solamente a pequeños grupos. En los informes, en cambio, no figura ningún elemento que permita inferir que los dirigentes mencionados hayan sido investigados por haber cometido algún delito o que haya existido una orden de un juez para realizar las tareas de inteligencia.

Este último dato es esencial, dado que  en febrero de 2012, cuando estalló el escándalo, Garré tuvo que realizar una conferencia de prensa para negar que la Gendarmería tuviera una base de datos con dirigentes de las organizaciones sociales y asegurar que la fuerza de seguridad siempre actúa “como auxiliar de la Justicia”. “Es para inteligencia criminal de delito complejo”, explicó en aquella oportunidad la ministra. Y agregó: “No se utilizó nunca en manifestaciones sociales”. La información encontrada en las propias computadoras de Gendarmería desmiente a Garré.

Entre los documentos con el sello de “secreto y confidencial”, figuran también informes desde los lugares de reuniones de organizaciones sociales.

Los querellantes se presentaron en el juzgado para reclamar que sean llamados a indagatoria el ex jefe de la Genderamería Héctor Schenone y otros integrantes de la cúpula de esa fuerza de seguridad.

A comienzos de 2012, Schenone, en ese momento todavía jefe de Gendarmería, reconoció ante la Justicia la existencia del Proyecto X. “La Gendarmería tiene toda una estructura armada a nivel nacional para espiar, analizar y armar bases de datos con las actividades de las organizaciones sociales y gremiales, sostienen los denunciantes que los datos obtenidos a partir de las tareas de inteligencia de la Gendarmería fueron utilizados para iniciar las distintas causas penales contra los dirigentes gremiales de base y referentes sociales. Y ahora buscarán anularlos. (Luis Piñeiro, corresponsal en Argentina)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.