Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Pese a los cuestionamientos de la oposición, Uruguay compra el sistema de escuchas Web Guardian de la brasileña Digitro

(defensa.com)En una compra calificada como "secreta" y no publicada en los boletines oficiales, el Ministerio del Interior uruguayo adquirió a la firma brasileña Digitro -actualmente  objeto de diversas investigaciones en Brasil- el sistema de escuhas telefónicas y monitoreos "Guardian", presente en la Policía Federal Brasileña y en la mayoría de las unidades policiales regionales, así como en departamentos de seguridad de algunas compañías estatales, como Petrobrás.

Los legisladores de las comisiones especializadas no habían sido informados de esta adquisición. El presidente de la Comisión de Defensa de la Cámara Baja, diputado Javier García, criticó fuertemente la operación, afirmando que ocurre  “en momentos en que se discute en el Parlamento una ley de Inteligencia entre todos los partidos políticos” y agregó que “no da garantías ningún espionaje secreto para los derechos de las personas”. “Se dice es para  la Justicia y....... quién los controla, quién decide espiar a quién?”.
Digitro Tecnología Ltda., es una empresa basada en Florianópois, especializada en inteligencia y telecomunicaciones, habitual participante de ferias de defensa en Latinoamérica. El sistema tiene un costo de aproximadamente 2 millones de dólares y un mantenimiento y servicio técnico anual de casi 200.000, a cargo de la firma proveedora, aunque los operadores brasileños se han quejado de insumos bastante mayores una vez en uso el sistema.
"La incorporación de dicha tecnología permitirá desarrollar con eficacia una tarea de importancia en la investigación de delitos complejos, logrando así una mejor gestión en la Seguridad Pública, incidiendo directamente en las políticas de prevención y represión de la delincuencia, cometido esencial que desarrolla la Policía Nacional y demanda urgencia en su atención", sostiene la resolución de Presidencia que habilitó la compra y que no fue publicada en la web oficial del Gobierno.
El proyecto de adjudicación, por su parte, sostiene que "la difusión de la contratación podría significar graves perjuicios para la Seguridad Pública, tanto desde el punto de vista técnico como estratégico". El "Guardian" posibilita que, de manera  simultánea, 30 efectivos puedan monitorear en tiempo real el tráfico de hasta 800 teléfonos móviles, 200 fijos, controlar blogs, 3 redes sociales conjuntamente y duplicar hasta 100 correos electrónicos de personas que se consideren "peligrosas".
Para el senador Gustavo Penadés, que encabeza el comité parlamentario que redacta la Ley de Inteligencia del Estado, "la puesta en funcionamiento de dicha herramienta debería esperar a la vigencia de la ley, aún en etapa de discusión, para que los ciudadanos cuenten con las garantías necesarias"
También anunció que pedirá en la comisión la comparecencia del ministro del Interior, Eduardo Bonomi, para que explique los motivos de la adquisición y el uso que se le pretende dar, aunque no falta quien señala que ese tipo de adquisciones corren a carga mayoritariamente de la subsecretaría de la cartera, a cargo de Jorge Vázquez. Otros informantes opositores investigan si el asesor especial del Ministerio del Interior, Washington Castillo, Coronel del Ejército Cubano formado en las brigadas extranjeras del mismo, ha pedido prioridad y un porcentaje del sistema "Guardian" a su favor y el de sus colaboradores dentro de la dependencia.
Por otra parte, y debido a los numerosos antecedentes de acusaciones de fraude en más de 25 compras directas policiales y de empresas públicas en las que participó Digitro en Brasil, en momentos en los cuales muchos proveedores tradicionales del Estado en Uruguay optan por evitar comercializar con el Ministerio del Interior por dificultades diversas, podría solicitarse una comisión de investigación al respecto.
(Javier Bonilla)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.