Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


La Guardia Civil española incorpora, por primera vez, un vehículo propulsado por gas natural comprimido

Fruto de un acuerdo de colaboración entre la Benemérita y la empresa Gas Natural, el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, ha recibido oficialmente el primer vehículo de gas natural comprimido (GNC), un turismo modelo Seat León TGI. El acto de entrega tuvo lugar en Madrid el 26 de julio, Fernández de Mesa ha recibido el vehículo de manos del director de gestión de Mercados de Gas Natural, Manuel Gil, y del gerente de Instituciones del Automóvil de Seat, André Koropp.

Cabe destacar que la Guardia Civil es el primer cuerpo policial español que va a probar un vehículo de estas características. El coche, en pruebas, se utilizará por el Servicio de Material Móvil y más tarde por otras unidades, como la Unidad de Protección y Seguridad (UPROSE) y por el Servicio Fiscal en el aeropuerto Adolfo Suarez Madrid-Barajas.

El gas natural para vehículos constituye una alternativa más económica y sostenible a los combustibles tradicionales,  reduce drásticamente las emisiones a la atmósfera, alcanzando reducciones de un 85% en las emisiones de óxidos de nitrógeno y de partículas en suspensión, y hasta un 30% en las emisiones de CO2, principal gas de efecto invernadero. Desde el punto de vista económico, el gas natural es más económico que los carburantes tradicionales (gasolina y gasóleo), con ahorros que pueden alcanzar entre un 30%-50% en el caso del diesel y entre un 50% -60% en el de gasolina por kilómetro recorrido.

El vehículo entregado, modelo Seat León TGI, funciona alternativamente con gasolina o GNC, siendo su autonomía de 420 km con un consumo ponderado de 3,6 kg de GNC a los 100 kilómetros, mientras que en modo gasolina presenta una autonomía adicional de 920 km.

En cuanto a la seguridad, según refiere la Guardia Civil, se realiza una de las pruebas de choque a alta velocidad en el León TGI,  contra una pared rígida a 50 km/h, equivalente a que impacte un coche por la parte posterior con una masa de 1814 +-23 kg. En Europa debe cumplirse ECE R34 con una velocidad de impacto de 30 km/h y un peso 15% menor, pero a pesar de ello Seat exige en todos sus vehículos la normativa americana FMVSS301 como garantía de fiabilidad y robustez. Principalmente se exige no tener fugas de combustible tanto de gasolina como de GNC, y los elementos de almacenamiento nunca deben perder su estanqueidad.                                                    

La entrega del vehículo, fabricado por Seat (Grupo Volkswagen) en su planta de Martorell (Barcelona), es fruto del acuerdo de colaboración suscrito entre la Guardia Civil y Gas Natural el pasado mes de octubre.  Entre otras iniciativas, el acuerdo recoge la realización de los estudios para mejorar la eficacia de los edificios e instalaciones de la Dirección General de la Guardia Civil, así como el análisis y mejora medioambiental y de eficiencia del parque de vehículos terrestres y medios marítimos mediante el uso del gas natural vehicular. (Julio Maíz Sanz)

Foto: Seat León TGI (Guardia Civil)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.