Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Guardia Civil española aborda un buque australiano cuyo capitán había sido amenazado por el resto de la tripulación

(defensa.com) La Guardia Civil española ha abordado un buque con bandera australiana cuyo capitán estaba siendo amenazado por el resto de la tripulación. Dos patrulleras con efectivos del Servicio Marítimo y del la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia de Algeciras interceptaron el buque y accedieron a él sin que se produjera ningún incidente.El 6 de octubre, el Centro Coordinador de Costas y Fronteras de la Guardia Civil en Madrid, recibió correo electrónico proveniente de “AUSTRALIAN MARITIME SECURITY OPERATIONS CENTRE” en Canberra (Australia), por el que se informaba del posible amotinamiento de parte de la tripulación de la embarcación llamada “QUEEN OF MELBOURNE” con petición de dinero.

Al parecer supuestamente le reclamaban bajo amenaza el 20% de los beneficios del barco  y facilidades para introducir  ilegalmente en Australia a dos de sus tripulantes. En la comunicación se informaba que el QUEEN OF MELBOURNE había  empezado  su travesía en Noruega  en dirección a Australia, y su  trayecto  trascurriría por las Islas Canarias, Cabo de Sur África, y que tenía  una tripulación de  8 miembros,(7 pakistaníes y un australiano de Origen Pakistaní).Al mismo tiempo se recibe en el Centro de Coordinación y Vigilancia de Costas y Fronteras una llamada desde un teléfono satélite del capitán del barco que comunicaba que había sido expulsado del puente y que parte de la tripulación había tomado el mando y control del buque.

El propietario del buque ante estos hechos solicitó apoyo de la Guardia Civil para dirigir el barco al Puerto de Algeciras autorizando  la inspección del mismo.De madrugada se estableció un primer contacto por parte de la Guardia Civil con el buque por transmisiones de radio y  a viva voz con su tripulación, la cual manifestó que iban OCHO personas a bordo, todos en buen estado de salud, que el buque no presentaba problemas mecánicos, y que no tenían ningún tipo de armas a bordo.A preguntas de los agentes, fueron varios los tripulantes que manifestaron ser el Capitán del barco, sin que en ese momento se pudiera precisar quién lo era realmente, observándose un ambiente de tensión entre la tripulación en el momento de la conversación, aunque sin que se produjera ningún incidente violento mas allá de las fuertes voces y estado de confusión.

Tras la actuación de los agentes del Servicio Marítimo, uno de los tripulantes se puso al mando del buque y siguiendo instrucciones de estos, puso  rumbo al puerto de Algeciras, quedando fondeado el barco en el “FONDEADERO DELTA”. Una vez el barco se encontraba fondeado en las inmediaciones del puerto de Algeciras  dos embarcaciones de la Guardia Civil con su dotación y efectivos de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia de Algeciras llegaron al punto de fondeo, abordaron el barco y procedieron a identificar a todos sus tripulantes, comprobándose así mismo que ninguno de ellos portaba ostensiblemente ningún arma.Posteriormente la tripulación fue trasladada en  las embarcaciones del Servicio Marítimo de la Guarda Civil  a Algeciras para ser puesta a disposición de la Autoridad Judicial competente al objeto de tomar manifestación y continuar con las investigaciones para el esclarecimiento de los hechos.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.