Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Las Fuerzas Armadas uruguayas movilizadas ante el gran tornado que arrasó una ciudad del interior

El presidente Tabaré Vázquez ordenó desplegar todos los medios gubernamentales para atender la grave  emergencia vivida en Dolores (a 300 kilómetros al oeste de Montevideo) a raíz de un tornado con vientos de casi 300 kilómetros por hora que durante 3 minutos atravesó el centro de la ciudad, de 25. 000 habitantes. El nivel de devastación ocasionado por el fenómeno meteorológico es absolutamente inusual en esta parte del continente, asemejándose a huracanes caribeños, por haber arrasado construcciones absolutamente sólidas. De 4 a 5 muertos y más de 300 heridos (algunos muy graves, trasladados a la capital) además de un cuadro de destrucción total en el centro de la urbe y 600 personas sin hogar , además de la pérdida de importantes cantidades de granos por la destrucción de depósitos y silos, es el resultado de la tragedia, que ha determinado que este fin de semana fuera declarado luto nacional en Uruguay.

Las acciones paliativas han significado un desafío para el Sistema Nacional de Emergencia. A minutos de producido el tornado, el Batallón de Infantería Mecanizado Nº 5 de Mercedes envió un vehículo liviano, dos camiones y aproximadamente 25 efectivos para asistir y colaborar en las tareas de apoyo a la población damnificada.

Otras dotaciones de Bomberos fueron enviadas a Dolores desde el interior y  Montevideo. La Dirección Nacional de Bomberos confirmó que un equipo de rescate acudió desde la capital del país para socorrer a personas atrapadas. En total se trasladaron 80 bomberos y un equipo especializado en materiales peligrosos, para prevenir la posible liberación de sustancias contaminantes.

También fueron movilizados efectivos del Ministerio de Defensa y del Interior. El refuerzo policial (35 efectivos de la Guardia Republicana) ha sido necesario ante saqueos, pues alrededor de mil casas terminaron afectadas en mayor o menor medida y ya fue detenida una media docena de personas delinquiendo en las mismas. El Ejército (Infantería) envió  un jefe, 4 oficiales, 48 subalternos, 4 vehículos blindados de transporte y 2 de reconocimiento, alistando al plantel de perros  K9, entrenados para el rescate en estructuras colapsadas y en desastres naturales diversos, patrullando eficazmente, en jeeps Land Rover Defender con ametralladoras ante desmanes. A su vez, hay tres cuadrillas de 12 efectivos trabajando para conseguir el mantenimiento de las vías internas de comunicación. y siete se encuentran apoyando al personal de la estatal de energía  UTE, en una ciudad que ha permanecido 48 horas sin luz eléctrica, como buena parte del sur y sudeste uruguayo.

Se constituyó un equipo de crisis con el prosecretario de Presidencia a la cabeza. En el lugar se encuentran el director general de Policía, el subsecretario de Defensa, el ministro de Salud Pública  y otras autoridades. También se está  organizando un comité de emergencia para el vecino departamento de Colonia porque hay evacuados en Nueva Helvecia, Rosario, Colonia y Carmelo, en tanto se reportan muertos en el Este del país (sometido a severas tormentas eléctricas) y en las cercanías de Montevideo (Sauce).

La Policía, através de la Unidad Nacional de Vehículos Aéreos No Tripulados (UNAVANT), dispuso el uso de drones para valorar los daños registrados en el país, mientras la Fuerza Aérea y la Armada han puesto sus recursos en alerta y a disposición del Sistema Nacional de Emergencias, a medida que el clima imperante permite su utilización. Un Dauphin de la FAU se desplazó hacia la zona para una misión Medevac en la tarde del sábado, enfrentando fuertes inclemencias climáticas. Mientras tanto, en la muy cercana provincia argentina de Entre Ríos, vientos, lluvias e inundaciones ocasionan miles de evacuados, cifra que en Uruguay, de momento, orilla las 200 personas. (Javier Bonilla)

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.