Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


Las Fuerzas Armadas Uruguayas, completamente desplegadas, atienden a miles de evacuados por las inundaciones

Con la posibilidad de que los actuales 16.000 evacuados puedan orillar el doble en las próximas horas, las diferentes Organizaciones Militares de Uruguay- además de la Dirección Nacional de Bomberos y Policía Caminera- han puesto en estado de alerta máxima unidades regionales y destacado más barcos, helicópteros y vehículos en localidades particularmente afectadas.

La Armada Nacional continúa trabajando en apoyo a los Centros Coordinadores  de Emergencias Departamentales (CECOED) para asistir a los ciudadanos afectados por la crecida de los Ríos Uruguay y Cuareim. Desde el día 24 de diciembre, la Armada, a través del Comando de la Flota y las Prefecturas del interior del país, colabora realizando el traslado tanto de forma fluvial como por tierra de los damnificados por las inundaciones en varias zonas de los departamentos de Artigas, Salto, Paysandú y Rivera,donde los diferentes cursos de agua se han desbordado. Además, estas  dependencias realizan tareas de patrullaje sobre las zonas inundadas con un propósito disuasivo, asegurando el orden público en las áreas de jurisdicción  e incluso fuera de la misma.

Los buques ROU 23 “Maldonado” y el ROU 11 “Río Negro” se encuentran en los Departamentos de Paysandú y Salto, realizando tareas de búsqueda y rescate, control de tráfico fluvial, apoyo con embarcaciones menores y personal tanto de a bordo como del Grupo de Buceo y Salvamento. Además se realizará el relevamiento de evacuados e inspección de las islas aledañas. Los buques cuentan con personal capacitado en las áreas de salud, electricidad, motores, y comunicaciones, entre otras especialidades, para asistir a cualquier emergencia.

El Ejército, por su parte, ha movilizado a más de 300 efectivos de la División III, con jurisdicción del río Negro al norte. A esto se suma el trabajo de 40 vehículos de distinto tipo que se desplegaron en la zona de emergencia, previéndose más arribos al area operativa. En Salto, donde el Río Uruguay se vio enormemente afectado por las inundaciones (frente a la ciudad de Concordia, la urbe argentina más castigada por estos fenómenos, con 20.000 evacuados sobre 150.000 habitantes), el  Batallón "Ituzaingó" de Infantería Nº 7 evacuó 137 familias -317 adultos y 196 menores-.  Casi 1700 kilómetros fueron recorridos para realizar dicha tarea. Asimismo esta Unidad se encarga de dar  alimentos a 551 personas.

Por otra parte en Paysandú, otra de las ciudades uruguayas ubicadas a sus orillas, diversos barrios se vieron afectados por las inundaciones del Río Uruguay y Arroyo La Curtiembre.  El Batallón "General Leandro Gómez" de Infantería Mecanizado Nº 8 brindó su apoyo a través de la preparación de alimentos para 300 personas, apoyó con un camión y, a través de un vehículo Land Rover, se encargó de la distribución de la comida, además de disponer de algunas carpas especialmente acondicionadas.

El departamento de Artigas, al noroeste del país, con diversos cursos de agua internos y ubicado en la ribera de importantes ríos, como el propio Uruguay o el Cuareim (limítrofe con Brasil), y su capital homónima concentran una gran mayoría de evacuados, con alrededor de 7.000, gran parte de los cuales deben ser alimentados por el Ejército a través del Regimiento “Guayabos” de Caballería Mecanizado N° 10, que también facilita prevención sanitaria y apoyo logístico. La ciudad de Artigas está virtualmente aislada, ya que no se puede atravesar el Puente Internacional de la Concordia, que la une desde 1969 con la brasileña Quaraí, ni llegar al Aeropuerto o a gran parte de sus conexiones carreteras. La Fuerza Aérea ha destacado helicópteros y aeronaves de enlace al norte del país, alertando a sus unidades de transporte ante la perspectiva de transportar diversos insumos para las zonas más necesitadas. (Javier Bonilla)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.