Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


Espiando a la presidenta de Aerolíneas Argentinas

 

Un grupo especializado en comunicaciones electrónicas  de la Policía Metropolitana realizo una búsqueda de micrófonos  o barrido, como se dice en la jerga de los técnicos en espionaje, en las oficinas de la máxima funcionaria de Aerolíneas Argentinas, Isela Costantini, descubriendo la presencia de micrófonos en lugares estratégicos de su despacho y, según ha trascendido, también en otras oficinas de gerentes de la compañía.

Aunque esta situación podría provocar un escándalo en cualquier país, aquí se ha tomado como algo casi normal, máxime cuando al mismo tiempo  se ha descubierto un total de seis sistemas de escucha en el mismísimo despacho del Jefe de la Armada Nacional, teóricamente un lugar más vigilado que el de Costantini. Los técnicos de la Metropolitana revisaron exhaustivamente los sistemas de computación, las notebook, los sistemas de comunicaciones y dieron sus consejos para realizar una barrida frecuentemente y extremar los recaudos en materia informática, ya que encontraron algunas debilidades en los sistemas usados por la compañía. No ha trascendido si las fuerzas legales han mencionado la procedencia de los micrófonos o si existe algún indicio de quien pudo haberlos instalado. Tampoco se ha informado si se puede suponer el tiempo que esos artefactos llevan allí instalados, si es algo nuevo o viene de tiempo atrás, más precisamente de la gestión de Mariano Recalde.

En estos momentos hay una fuerte tensión por los próximos anuncios del Plan de Ajuste en Aerolíneas Argentinas, que debe  realizar o presentar la CEO ante el Presidente de la Nación, Mauricio Macri,  a mediados del presente mes. Existen muchos interesados en conocer los planes antes que otros para posicionarse y tomar medidas, empresas rivales, dirigentes políticos,  organizaciones gremiales, servicios de inteligencia…  De manera que no es fácil determinar quien pueda estar detrás del espionaje.

Como  mencionamos semanas atrás, existe un evidente caos en el control de los servicios de inteligencia nacionales, que todavía no han podido ser controlados férreamente por las nuevas autoridades. La desaparición de información clasificada del antiguo SIDE, hoy llamado AFI (Agencia Federal de Inteligencia), la búsqueda infructuosa hasta ahora de equipos sofisticados que estaban al servicio de la inteligencia castrense para proporcionar información clave al anterior gobierno kirchnerista sobre opositores, políticos, jueces, empresarios y periodistas, muestra que todavía no hay un verdadero mando y que las malas costumbres del pasado permanecen como una acechante sombra sobre el nuevo gobierno. (Luis Piñeiro, corresponsal de Grupo Edefa en Argentina)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.