Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

A vueltas con el Gripen para Argentina

(defensa.com) Siguiendo la tónica que rodea la no venta del Gripen a Argentina desde que surgieran las primeras informaciones al respecto, en la que los interlocutores se multiplican sin que desde el país interesado se haya dado una petición formal, toca ahora el turno al propio fabricante del Gripen. A pregunta de un periodista en rueda de prensa respecto de la posible venta del caza a Argentina, un responsable de Saab aseguraba esta semana  que "Nadie nos pidió permiso para hacer esto, y no estamos considerando la posibilidad".

Mientras Buenos Aires deja correr el agua, y presupuestariamente no parece contemplar una inversión formal para la modernización de sus medios aéreos y en cualquier caso parecería más próxima a Rusia y a China en sus tratativas, y Reino Unido se sube oportunamente al carro para argumentar la necesidad de potenciar sus medios defensivos en Malvinas, entre otros se anunció el envío de dos grandes helicópteros de transporte Chinook y la mejora del sistema de misiles tierra-aire,  quien realmente puso el tema en la palestra fue Brasil tras el encuentro hace unos meses entre su responsable de Defensa, Jacques Wagner, y  su homólogo argentino, Agustín Rossi. Trascendía entonces el posible suministro al país vecino de 24 aviones de combate del modelo sueco Gripen NG, fabricados en Brasil, por un valor estimado de 5.400 millones de dólares y la expresa mención, incluso, de una fecha de entrega a las Fuerzas Aéreas Argentinas: entre 2019 y 2024.

A todas luces no parece que el tema trascienda la categoría de relato literario, si bien el sin número de declaraciones que habrían de darse posteriormente lo ha elevado a un nuevo estatus informativo, en el que no ha hecho más que especularse con la imposibilidad de acometer lo que se especuló se acometería. Desde el momento en que por el lado de quien compraría no parece haber asignación presupuestaria y quien vendería debe sortear el veto de Reino Unido, que provee un 30 por ciento de los componentes de este avión, incluyendo el radar a ser instalado en los cazas Gripen E / F, la cuestión es que no hay cuestión. Más allá, el único que parecería querer ver luz en este oscuro túnel  es el ministro de Defensa brasileño, que en la clausurada exposición de defensa LAAD, afirmaba optimista, de nuevo a preguntas de los periodistas, que “ veo dos caminos: o buscamos un remplazo de los componentes británicos del Gripen que Embraer fabricara para Argentina o intentamos una negociación en el seno de la ONU, que creo debería haber tenido lugar hace mucho tiempo, sobre la soberanía de las Islas Malvinas, islas que entendemos pertenecen a los argentinos”


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.