Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Thales producirá en Brasil algunos de los radares vendidos a Bolivia, país donde abrirá oficinas

Thales producirá en Brasil- a través de su filial local Omnysis- dos radares primarios de banda L, utilizados para el control del espacio aéreo, como parte del contrato por 185 millones de euros con Bolivia, firmado a el pasado 9 de este mes en Francia, tras arduos meses de negociaciones,  fruto de las cuales se redujo el paquete previsto inicialmente de 17 a 13 sistemas. Bolivia  los incorporará a ritmo de un dispositivo cada 8 meses, aproximadamente, suplantando a viejos e insuficientes Alenia Marconi.   Estos radares, con una autonomía de aproximadamente 220 millas náuticas de radio (401 km), permitirán a Bolivia el seguimiento de todos los vuelos en el país.

Thales comienza a implementar en diciembre  la segunda etapa de transferencia de tecnología a Brasil para un radar secundario con dispositivos tecnológicamente muy avanzados de control de tráfico aéreo. El grupo francés ya ensambló en su subsidiaria brasileña los radares primarios de vigilancia en ruta LP23SST, un radar modular, totalmente de estado sólido, diseñado para aplicaciones de vigilancia del espacio aéreo para control del tráfico aéreo civil y defensa aérea ,con alcance de 200 millas náuticas , opción de ampliarlo a 250 millas náuticas, y posibilidades de equiparlo  con un canal meteorológico o una función de la altimetría, modelo en vías de desprogramación  , aunque ampliamente modernizadas muchas unidades.

La empresa mantiene planes de expansión desde Brasil- en ejecución desde 2012- y continúa con la misión de duplicar su tamaño en Latinoamérica en los próximos cinco años. En 2014 había acordado mantenimiento y el apoyo técnico de los equipos instalados en los radares del Departamento de Control del Espacio Aéreo de Brasil (DECEA), incluyendo actualización correctiva de tarjetas y módulos electrónicos de radares, actividades de gestión logística, apoyo técnico sobre el terreno y cursos de formación técnica, proceso, que, finalizando en unos meses, involucrará unas 600 actuaciones.

En Brasil, además del sistema inercial para el KC-390 , ThalesAlenia es el consorcio proveedor del Satélite Geostacionario de Defensa y Comunicaciones Estratégicas (SGDC), además de haber exportado desde Brasil- país donde propone el montaje del Ground Mater GM 400 3D- diversos radares a Bulgaria, China, Omán y Jamaica, también promitente cliente del Coast Watcher. Además, Brasil es el principal usuario de aeronaves comerciales ATR 72/600 cuya aviónica es provista por Thales, al igual que en la serie 42, esta usada en Colombia, país que adquirió del grupo, por 9 millones de dólares dos radares primarios/secundarios por 9 millones de dólares y estudiaba el costero – único de onda continua certificado por IALA V 28- Coast Watcher, también propuesto a Uruguay en una ronda de contactos informales.

El contrato con Bolivia implica la apertura de oficinas en este país, lo que se repetirá luego  luego en Panamá- atendiendo a toda Centroamérica, donde acaba de vender al ente de infraestructura aeronáutica  COCESNA un sistema de tratamiento de mensajes aeronáuticos y base de datos TOPSKY-AMHS/AIM, además de un complejo de vigilancia ADS-B para la Isla del Coco, Costa Rica  -  y luego vendrán escritorios en Ecuador, más allá de la presencia de Thales en México, en cuya capital federal encabeza el proyecto Ciudad Segura, además de sus radares de tránsito aéreo, sus programas en relación al transporte urbano y la actividad petrolera. El grupo Thales  emplea unas 650 personas en Brasil y otras cien en México. (Javier Bonilla)

 


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.